Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Generalitat de Cataluña reclama al nuevo Gobierno más dinero para enfrentar las "presiones" sanitarias

Señala que el esfuerzo del ajuste "ha valido la pena" para asegurar el futuro
El conseller de Salud de la Generalitat de Cataluña, Boi Ruiz, ha reclamado este miércoles al nuevo Gobierno y a la oposición resultantes de las elecciones del 20 de noviembre que lleguen a un acuerdo para dotar al sistema sanitario de más recursos y enfrentar así las "presiones" que suponen la evolución demográfica de la población, la innovación tecnológica constante y la obligación de pagar las deudas contraídas.
"Reclamaremos un acuerdo al nuevo Gobierno y a la oposición", ha anunciado Ruiz en su comparecencia en el Parlament, al entender que estas tres variables obligan a dotar de más recursos al sistema, independientemente del ajuste de 1.000 millones de euros en el presupuesto que ha realizado este año la Generalitat.
El conseller ha apuntado que el recorte del 10% del presupuesto ha permitido satisfacer la demanda actual, pero no permitiría afrontar las nuevas presiones de un sistema infrafinanciado, por lo que ha justificado la petición de más dinero "desde la legitimidad de haber hecho los deberes".
El cumplimiento "doloroso" del presupuesto, que ha generado fuertes protestas por parte de profesionales y usuarios de la sanidad en Catalunya, permite no obstante construir una base sólida para afrontar los próximos tres años de legislatura del Govern de Artur Mas, ha justificado.
Por ello, el conseller ha agradecido a los profesionales su capacidad de llegar a acuerdos en la mayoría del sector --todavía está pendiente la negociación en el seno del Instituto Catalán de la Salud (ICS), la mayor empresa pública de Catalunya con 40.000 empleados-- y a la ciudadanía su "comprensión" con los ajustes realizados.
Dicha capacidad de acuerdo de los sindicatos ha permitido "estabilizar" a estas alturas la mayoría del sector sanitario en Catalunya, ha dicho Ruiz, y aunque ha reconocido que el trabajo no está finalizado, se ha mostrado optimista sobre la posibilidad de llegar a acuerdos definitivos.
A pesar de que el ajuste no es agradable, Ruiz ha constatado que "el esfuerzo ha valido la pena", al entender que la renuncia a pequeñas cosas permite cumplir con el presupuesto, frenar la inercia del gasto que llevaba a un fracaso desde el punto de vista económico y asegurar el futuro.