Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat catalana pide perdón e indemniza al joven italiano que perdió un ojo por bala de goma en 2010

El joven recibe 200.000 euros y lamenta que no se identifique a los autores
El conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Jordi Jané, ha pedido perdón al joven italiano Nicola Tanno que perdió un ojo por pelota de goma en 2010 en una acción de la Brigada Móvil de Mossos d'Esquadra (Brimo): "Si, desafortunadamente, alguien sufre un daño o una lesión, hay que pedir disculpas".
"Yo lo he hecho con el señor Tanno y lo enmarco en un ejercicio de normalidad", ha asegurado el conseller este miércoles en declaraciones a los medios tras saberse que el Govern ha indemnizado al afectado con 200.000 euros, por perder el ojo al celebrarse en la plaza Espanya de Barcelona la victoria de la selección española de fútbol en el Mundial.
Jané está "convencido de que no había intencionalidad, por parte de la actuación policial ordenada, de hacer daño a nadie", y ha recordado que los agentes que dispararon las pelotas de goma cumplían órdenes de superiores.
El conseller ha añadido que el Govern quiere analizar los casos judicializados en los que una persona ha resultado herida por actuación policial "y, en los supuestos en los que se pueda indemnizar, indemnizar".
"Lo hemos hecho con el señor Tanno, pero no se nos caen los anillos para hacerlo cuando haga falta", ha añadido Jordi Jané en los pasillos del Parlament.
NICOLA TANNO
Según ha informado Tanno este miércoles en un comunicado, Jané le pidió perdón por carta y le reconoció que "a pesar del acuerdo que finalmente se ha cerrado, nunca se podrán reparar totalmente los perjuicios que se le han causado".
Tanno ha lamentado, pese a la indemnización, que "no se hayan hecho pasos adelante en la identificación de los autores materiales de la agresión", y ha acusado de falta de colaboración a los agentes interrogados por el juez.
El caso se sobreseyó dos veces (2011 y 2013) y en ambas ocasiones se volvió a abrir tras haber interpuesto dos recursos a la Audiencia de Barcelona, hasta que, en septiembre de 2015, el juez instructor Francisco Javier Paulí fijó la indemnización en 200.000 euros.
Este mismo miércoles, en la sesión de control al Govern en el Parlament, Mireia Vehí (CUP) ha recordado este caso y ha criticado la actuación de la Brimo: "¿Hasta cuándo durará la impunidad de sus agentes? ¿Hasta cuándo tenemos que ver a gente que ha perdido los ojos y que sufre lesiones y palizas?"