Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat cobrará los rescates a los imprudentes

Un helicóptero de rescate avistó a Albert Pérez, el esquiador que se perdió en la estación de esquí de la Molina (Gerona), cuando practicaba este deporte con su compañera. Desde que se denunció su desaparición unas 140 personas fueron movilizadas, entre Mossos d'Esquadra, bomberos, Guardias Civiles y personal de la estación, entre otros. 
El rescate del montañero perdido costó 50.000 euros que cubrirá la administración. Sin embargo, a partir de octubre el rescatado tendrá que correr con los gastos del rescate si ha cometido una imprudencia.
Aquellos que no se sigan las indicaciones de por donde se tiene que ir y que se expongan a riesgos injustificados recibirán las facturas con el importe del rescate.
Una hora de trabajo de un bombero cuesta 30 euros. A esto hay que sumar 39 euros por cada hora de un medio terrestre y, en el caso de utilizar helicóptero, 2.0000 euros por cada hora de vuelo de los medios aéreos.
Sólo el año pasado hubo 800 rescates que costaron al menos un millón y medio de euros. Alguno de ellos se podría haber evitado si se hubieran respetado las normas. CGS