Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Geólogos atribuyen los sobrecostes en obras públicas a la falta de planificación y desconocimiento del suelo

El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) ha criticado que la falta de transparencia en los sobrecostes de la obra pública en España, en general, está motivada por la falta de planificación y, más concretamente, por el "desconocimiento del subsuelo" y ha pedido repensar los procesos. "Es necesario repensar el proceso de adjudicación de obra pública", ha pedido el ICOG.
Además, ha lamentado la decisión del Gobierno de no aportar los datos de los sobrecostes que ha habido en la obra pública gestionada por el Ministerio de Fomento a pesar de la resolución en contra del Consejo de Transparencia.
Para el Colegio de Geólogos resulta "escandaloso que obras como los túneles de Pajares que atraviesan la Cordillera Cantábrica, se hayan realizado obviando los estudios previos realizados que habían acotado con antelación los problemas que luego se manifestaron, con objeto de haber buscado la mejor alternativa y reducir daños ambientales y económicos".
Por este motivo, el Colegio de Geólogos propone una "valoración cerrada y realista" de los proyectos de obras y servicios públicos. "Los licitadores que se consideren preparados para llevar a cabo un contrato público deben saber que los proyectos de obras y servicios estarán cerrados económicamente al precio de adjudicación y no será posible, salvo causa mayor, modificar los costes de construcción o explotación como ocurre ya en muchos países de la Unión Europea", añade el ICOG.
El Colegio también propone que deberán ser objeto de penalización grave presentar desviaciones posteriores por encima de las licitaciones, las cuales deberían efectuarse sobre precios reales, evitando de este modo proyectos modificados o complementarios. "Las desviaciones presupuestarias, salvo en los casos, que puedan existir, de fuerza mayor, deberían ser asumidas por la empresa adjudicataria y quedar absorbidas en los costes de construcción y explotación".
"El hecho de que no haya suficientes geólogos en las administraciones públicas y que no se obligue a una inversión previa en estudios geológicos lleva a un escenario que beneficia a intereses espurios", critica el ICOG.
En este sentido, propone que, en esas valoraciones cerradas, se incluya la obligación de invertir un porcentaje del presupuesto total del proyecto (1% en obra civil y 0,5% en edificación, por ejemplo) en los estudios geológico-geotécnicos para cualquier obra.
SOSPECHAS DE CORRUPCIÓN
Por último, el Colegio lamenta que los ciudadanos perciban la adjudicación de obras y servicios públicos como una fuente de corrupción. "La adjudicación pública, como se ha visto en los últimos años, es uno de los problemas sistémicos de la función pública y uno de los problemas sobre el que cae la sospecha de la corrupción, el clientelismo y la malversación de dinero público", opina el ICOG.
Asimismo, considera que no es admisible para la ciudadanía "prescindir de ese conocimiento técnico y científico que aporta valor y se evita una línea de corrupción establecida". "Cuanto mayor sea el control de la información previa, menor será el posible fraude", concluye el Colegio.