Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gestionan la situación de un menor cuya edad se calculó en 65 en lugar de 17 años

Un bufete de abogados andaluz, Osuna, intenta solucionar la situación de un joven senegalés menor de edad que llegó a España hace dos años, y que incluso pasó unas pruebas médicas, ante la ausencia de documentación, que determinaron que tiene 65 años, en lugar de los 17 que realmente tiene.
El abogado Fernando Osuna ha explicado que el joven llegó a España en una patera hace dos años, concretamente a la costa de Tenerife, y cuando la Policía lo interceptó fue internado en el centro para inmigrantes ilegales de la isla, sin poder acceder a un centro de menores, aunque entonces tenía 15 años, ante la saturación de los mismos".
Osuna ha destacado el error cometido entonces al realizarle unas pruebas médicas para calcular su edad real, que no sólo no determinaron que era menor de edad, sino que calcularon que tenía 65 años.
Un error "grave" que el abogado asegura que nadie se explica, pero que pudo ser provocado por varios factores, y sobre el que el letrado ha dicho que "hemos pensado que la prueba biológica salió mal, que es lo primero que hay que pensar, pero desde luego, nadie se lo explica".
Otra posibilidad, es que hubiese "una confusión de documentos", de forma que "las pruebas médicas estuviesen bien, pero al final hubiese una confusión a la hora de plasmarlo todo en el documento final", manifestó el abogado.
Fernando Osuna ha aclarado que el joven "tiene la apariencia normal de un joven de su edad, de forma que no encontramos explicación al error".
El letrado ha indicado que a los 45 días fue trasladado al territorio peninsular español y ha añadido que el joven ha estado "dejado a su suerte, sin familia, sin conocer el idioma y costumbres de España, viviendo de la compasión de sus propios compatriotas".
"No sabemos las circunstancias exactas, pero sí que fue traído por la Policía en un avión o un barco y abandonado a su aventura en algún punto de la península", ha señalado el letrado.
El joven llegó a Huelva,donde estuvo ganándose la vida a través de la venta de discos en la calle, tiene ahora 17 años, cumplirá 18 el próximo noviembre, y actualmente vive en un hostal de Huelva que le está costeando un compatriota suyo y que ha acudido al bufete Osuna para buscar una solución a este problema.
El letrado se ha mostrado confiado en "encontrar una salida legal a este dramático caso".