Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gil-Robles llama a luchar unidos contra el terrorismo: "Aguantaremos las consecuencias pero no nos van a ganar"

El presidente de la Fundación Valsaín y antiguo comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Álvaro Gil-Robles, ha llamado a los países europeos a defender los valores que inspiraron la Unión y a luchar conjuntamente contra el terrorismo islámico para que triunfe la libertad y la democracia.
Igual que en España, según ha dicho, donde los demócratas "todos unidos y convencidos de sus valores vencieron el terrorismo", Gil-Robles ha instado a poner en valor los principios que quieren destruir quienes siembran el terror y, pese al miedo, ha reclamado que esos valores no sean puestos en duda ni se tomen medidas que limiten la libertad.
"No nos podemos dejar ganar en ese terreno, como no nos hemos dejado ganar en España, donde la democracia ha triunfado. Hemos pagado un precio muy alto, pero hemos ganado libertad, democracia y el respeto al ser humano", ha subrayado.
El responsable de la Fundación Valsaín ha incidido en que cada cual no ha de ir "por su lado". "Si en el terrorismo hay que luchar, pues se lucha y se aguantan las consecuencias, pero no van a ganar, si nos dividimos sí van a hacer mucho daño", ha manifestado el excomisario de Derechos Humanos, quien considera el terrorismo islámico la "espoleta del proceso".
Gil-Robles ha inaugurado este lunes en la capital segoviana el seminario 'Instituciones europeas y los orígenes de la consciencia legal', organizado por la Asociación de Escuelas de Estudios Políticos del Consejo de Europa y la Fundación Valsaín. En la apertura han estado presentes la fundadora de la Escuela de Educación Cívica de Moscú, Lena Nemirovskaya, y el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar.
En declaraciones recogidas por Europa Press antes del acto, el que fuera Defensor del Pueblo entre 1988 y 1993 ha hecho hincapié en la necesidad de recuperar los valores democráticos fundamentales en Europa para afrontar problemas como la de la inmigración, pues solo será posible hacerle frente si se tiene claro cuál es el proyecto.
"No habrá Europa si no los recuperamos", ha apuntado tras asegurar que la clave principal es reconocer primero que Europa está es una "profunda crisis" de los valores fundacionales del proyecto, así como de convencimiento de uno mismo, y que tal crisis "hay que afrontarla mirándola de frente".
Gil-Robles ha destacado que la xenofobia, el racismo, los movimientos de extrema derecha y los nacionalismos "trasnochados" que surgen en Europa es todo aquello que se quiso dejar al margen con el nacimiento de la Unión.
Al respecto, ha aseverado que los nacionalismos son los elementos "más destructores" de un proyecto democrático, por lo que ha invitado a dejarlos aparte y crear lazos comunes. "No se trata solo de crear un mercado, el cemento son los valores, si los negamos entonces la crisis está servida, y eso es lo que está pasando", ha sostenido.
CYL, UN "OASIS" SEGURO Y ESTABLE
El delegado territorial de la Junta ha expresado por su parte que la situación de Castilla y León en Europa es "singular", pues cuenta como señas de identidad con el Diálogo Social y un modelo de gobierno abierto que permite una comunicación directa con los ciudadanos y sus problemas.
"Somos una especie de oasis en este mundo complejo donde sí hay seguridad, estabilidad, esperemos que sigamos así, porque en este mundo posmoderno, en el que parecía que la globalización lo dominaba todo y la caída del Muro había abierto las fronteras, las mentes y la cooperación, estamos volviendo a encerrarnos en nuestros caparazones atemorizados", ha dicho López-Escobar, quien ha lamentado que no se esté dando una respuesta global a algunas situaciones y se trate de responder desde el individualismo.