Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gil Tamayo defiende que el Gobierno ha hecho "una buena labor" al repatriar a los misioneros españoles

El secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha defendido que el Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho "una buena labor" en la repatriación de los misioneros españoles con ébola porque, según ha precisado, los misioneros "no son gente apátrida" sino "el mejor rostro de la marca España".
"Los misioneros no son gente apátrida, son nuestra gente, quizá el mejor rostro de esa imagen de marca de España. Cuando se abandona por motivos políticos escenarios del mundo porque no hay intereses económicos, allí están los misioneros. Creo que nuestro Gobierno ha hecho una buena labor, en correspondencia a lo que están haciendo los países desarrollados con sus ciudadanos", ha remarcado en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.
El portavoz de los obispos ha pedido meter en la lista de cooperantes a los que están evacuando a los misioneros españoles que "entregan su vida" en "los escenarios más difíciles", en el caso de los religiosos de la Orden de San Juan de Dios, "poniendo hospitales y atendiendo a enfermos".
Para Gil Tamayo, la repatriación de los misioneros es "una lección para la ciudadanía" que, a su juicio, "tiene que comprender que hay claves de humanidad mas allá de rentabilidades políticas a corto plazo".
Por otro lado, ante la retirada de la reforma de la Ley del aborto, Gil Tamayo, ha indicado que los obispos no dicen a quién tienen que votar los católicos pero sí manifestarán a sus fieles la visión de la Iglesia sobre la sociedad, la persona, la familia y la vida.
"La CEE nunca ha pedido ni ha dicho a quién se tiene que votar, por un sentido de responsabilidad y de reconocimiento a la madurez de la ciudadanía, lo que sí va a decir es cuál es la doctrina y el pensamiento. Tenemos una visión de la sociedad, de la persona, de la familia, del matrimonio, de la vida y a los fieles a quienes se dirigen los obispos, eso lo van a manifestar y a las personas que quieran escuchar", ha precisado Gil Tamayo.
El portavoz de los obispos ha recordado que la Iglesia no ha dicho a sus fieles a quién tienen que votar "en toda la transición política, ni ha puesto en marcha un partido católico" porque defiende "la aconfesionalidad". Precisamente, ha indicado que esta opción de la Iglesia, ya en el Concilio Vaticano II, "tuvo mucho que ver en el final del régimen político que gobernó España durante cuatro décadas".
Gil Tamayo considera que "mucha gente está defraudada" con el Gobierno por la decisión de no seguir adelante con la reforma porque "cuando un partido incumple lo que ha prometido es un fraude al elector". Para el portavoz de los obispos, se está avanzando hacia un "marketing político" con "campañas de opiniones públicas inducidas" y "se está perdiendo la noción de vivir en democracia y en libertad desde convicciones". No obstante, ha puntualizado que el episcopado en bloque no va a ir a ninguna manifestación.
Por otro lado, sobre el Sínodo de la Familia que se celebra en el Vaticano, Gil Tamayo ha apuntado que la familia "está en crisis en muchos de sus aspectos" y ha puesto el ejemplo de los "jóvenes que renuncian a formalizar mediante el matrimonio su relación" o las "separaciones".
Concretamente, sobre si se debe permitir comulgar a los divorciados, Gil Tamayo ha recordado que la comunión significa "aceptar lo que la Iglesia dice" y que una persona que ha elegido una opción no bendecida por la Iglesia lo hace desde su responsabilidad. En todo caso, ha precisado que esto "no significa exclusión, discriminación ni rechazo" y que los divorciados "no están fuera de la Iglesia".