Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gil Tamayo, sobre las tarjetas 'B': "La avaricia es el gran pecado capital de nuestra época"

El portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), José María Gil Tamayo, ha asegurado que "la avaricia es el gran pecado capital" de la época actual y ha lamentado el comportamiento de los consejeros y directivos de Caja Madrid que hicieron un uso fraudulento de sus tarjetas de crédito que ponen "por encima de todo la utilidad, la corrupción mediante el beneficio propio".
"El gran drama es que se ha puesto en un primer plano la avaricia, como el gran pecado capital de nuestra época y de la que es reflejo la crisis. A mi lo que me duele es que una realidad como el empeño político, el dedicarse al servicio del bien común se vea deteriorada por estos comportamientos que ponen por encima de todo la utilidad, iba a decir la corrupción, mediante el beneficio propio", ha subrayado en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.
Para Gil Tamayo, un político debe caracterizarse por "la vocación de su entrega al servicio de los demás" y, a su juicio, si esto no es así, es porque hay "unas fallas morales que están faltando" que "no solo son cuestiones religiosas sino también de ética y de comportamiento cívico".
Preguntado por si se debería excomulgar a estos consejeros y directivos, ha apostado por ir a lo positivo. "La Iglesia tuvo en su tiempo excomunión para los que se batían en duelo y los que hacían usura. Yo no digo que haya que excomulgar, porque pienso que hay que ir a lo positivo", ha explicado.
En todo caso, ha instado a los ciudadanos a "tomar nota" y pedir "un mayor nivel ético a quienes se dedican a los asuntos públicos", pero "sin hacer una caza de brujas o una especie de pureza de sangre". A su juicio, la sociedad tiene que tener controles "no supeditados a favoritismos" sino "limpios y coherentes para que el servicio público sea un servicio de beneficio social".