Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia del niño muerto en Girona estuvo viviendo junto al cadáver durante varias semanas

Toda la familia comía y dormía en la misma habitación, junto al cadáver del pequeño. Habían puesto colchones a su alrededor y allí pasaban las horas los padres y sus hermanos de 12 y 14 años. Estuvieron casi un mes sin despegarse del cuerpo en descomposición. Un comportamiento que, algunos psiquiatras, denominan locura compartida. Ahora, sus hermanos, están bajo custodia de la Generalitat. La principal hipótesis es que el niño enfermó y no llamaron al médico. En la habitación, los agentes, encontraron medicamentos homeopáticos. Lo que indicaría que intentaron curarle por su cuenta. Según los vecinos, el padre era el único que salía de casa. La familia estaba muy influenciada por él.Era la segunda vez que la policía visitaba la casa. El 31 de diciembre acudieron alertados por el consulado norteamericano. El padre no les abrió la puerta y les dijo que estaban bien. Su hijo ya yacía muerto en casa.