Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno planea crear un nuevo Centro de Internamiento de Extranjeros en Barajas

Diputados y senadores apremian al Ejecutivo a aprobar ya el reglamento para "dignificar" estos centros
El director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, ha explicado este jueves a los senadores y diputados del Congreso y del Parlamento catalán que han visitado el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona que el Gobierno central planea abrir otro centro de estas características en Barajas (Madrid).
En declaraciones a los periodistas tras la visita, varios parlamentarios han explicado que Cosidó les ha trasladado la intención de crear un nuevo CIE en Barajas --lo que elevaría a nuevo el número de centros de este tipo en España--, aunque no ha concretado un calendario de implantación de este nuevo centro en los aledaños del Aeropuerto.
"Veníamos a cerrarlos todos y salimos con uno nuevo", ha lamentado el diputado de la CUP en el Parlamento catalán David Fernández, que ha participado de la visita que 24 parlamentarios --10 diputados del Congreso, siete del Parlamento y siete senadores-- han hecho a las instalaciones del CIE de la Zona Franca junto a Cosidó.
La visita oficial, tachada de "operación de maquillaje" por la plataforma 'Tanquem els CIE', fue concertada a raíz de las varias polémicas que acumula el centro por la muerte de internos --el último un ciudadano armenio de 42 años que apareció ahorcado en diciembre--, y las denuncias de agresiones, y llega después de que el 10 de enero varios diputados del Parlamento fingieran ser amigos y conocidos de algunos internos para poder acceder al centro.
De hecho, tanto la diputada de ERC Gemma Calvet en representación de la Comisión de Justicia del Parlamento, como el senador de CiU Josep Lluís Cleries han reclamado que las instituciones tengan una mayor accesibilidad al centro de la Zona Franca y no tengan que solicitar permisos al Gobierno central o utilizar vericuetos como el de fingir ser conocidos de los internos cada vez que quieran visitar el CIE.
La diputada de ICV en el Congreso Laia Ortiz ha reclamado acabar con este tipo de centros, y ha acusado al Gobierno central de querer dulcificar una realidad obscena con la visita de este jueves, además de censurar que desde la anterior visita oficial que hicieron los diputados hace un año y medio no se ha avanzado en la mejora de la calidad de vida de los internos: "Ahí dentro huele a podrido; se pudren los derechos humanos", ha abundado el diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà.
Cleries (CiU) y la diputada del PSC en el Congreso Esperança Esteve han cuestionado también el hecho de que convivan en un mismo espacio inmigrantes irregulares con antecedentes --más del 56% según datos ofrecidos por el ministro del Interior, Jorge Fernández-- con otros que solo arrastran la falta administrativa de estar 'sin papeles': "Personas que no han cometido ningún delito viven en peores condiciones que en un centro penitenciario", ha deplorado Cleries.
No ha coincidido con el relato del resto de partidos el diputado del PP en el Congreso Antonio Gallego, que ha defendido la necesidad de que España cuente con centros de este tipo, ha reivindicado las actuaciones que está llevando a cabo el Ejecutivo central para mejorar el modelo y ha catalogado de magníficas las instalaciones del CIE de la Zona Franca: "Buscar líos con este centro no nos parece razonable". PENDIENTES DEL REGLAMENTO
Según han explicado los parlamentarios, el director general de la Policía Nacional les ha comunicado que el Gobierno central espera poder aprobar cuanto antes el reglamento que regulará los Centros de Internamiento de Extranjeros, una normativa pendiente desde 2009 que debe introducir varias mejoras en la gestión de este tipo de centros y que en estos momentos está pendiente del dictamen del Consejo de Estado.
Cosidó les ha trasladado también que tratarán de aplicar cuanto antes y "siempre que la disponibilidad presupuestaria lo permita" las mejoras exigidas por los jueces en un auto firmado el 15 de enero y que, entre otras medidas, obligaba al centro a retirar las mamparas en las salas de visita para permitir el contacto físico en las reuniones de los internos con sus familiares, allegados, abogados y ONG, así como a instalar lavabos en todas las habitaciones.
INTERNO EN HUELGA DE HAMBRE
Durante su visita los diputados han podido conversar brevemente con algunos de los internos, incluido un ciudadano georgiano que lleva 31 días en huelga de hambre y que les ha explicado que se quedó sin trabajo y sin papeles tras ocho años en Barcelona y tras haber logrado traer a su familia a España, y que el juez decidió su deportación tras haber cometido tres actos delictivos.
Cleries ha censurado que tras tantos días sin comer no se le haya trasladado a un centro hospitalario, mientras que Esteve, Tardà, Ortiz y Fernández han criticado que se le deporte cuando toda su familia está en Barcelona y tras ocho años viviendo y trabajando en España, por lo que han avanzado que tratarán de evitar que se lleve a cabo su deportación a Georgia, programada para este sábado.