Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno admite "momentos de tensión" en Córdoba en la marcha del SAT y dice que "se han impedido acciones ilegales"

El subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, admite que en el final de la segunda etapa de la marcha obrera del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), en la capital cordobesa, ha habido "momentos de tensión", aunque destaca "la ausencia total de incidentes", gracias principalmente a la "impecable" actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que "han impedido todo tipo de acciones ilegales".
En declaraciones a Europa Press, el representante del Ejecutivo central en Córdoba ha manifestado que "ha habido un momento delicado, cuando han intentado proseguir por la Avenida de la Victoria, con objetivos obvios de acceder a grandes superficies comerciales y al centro neurálgico de la ciudad", acción que "se les ha impedido y no ha habido incidentes".
No obstante, comenta que "ha habido momentos de tensión, porque los integrantes de la marcha habían avisado que iban a hacer acciones sorpresa para identificar a los culpables, según ellos, de la crisis", si bien "el dispositivo policial ha sido tan inteligente y fuerte anticipándose a los movimientos de la marcha, que ellos se han visto imposibilitados de realizar las acciones sorpresa, que habría que denominarlas acciones ilegales".
En cuanto al hecho de no recibir a los dirigentes de la marcha tras solicitar la reunión, Primo Jurado explica que "hay unas normas, estamos en un estado de derecho, y hablamos de una marcha que no ha sido ni siquiera comunicada, que hay que comunicarla con diez días de antelación, y que viene de cometer actuaciones ilegales claramente", por lo que "sería un agravio comparativo para personas que, a lo mejor tienen solicitado una entrevista con el subdelegado y se tarda dos o tres días en dársela".
"Hemos seguido los trámites normales, la secretaria general de la Subdelegación ha hablado con ellos, pero ellos se han negado a hablar con ella, cuando la secretaria es la número dos de la Subdelegación". A su juicio, el acto de la reunión "era algo más mediático que cualquier otro sentido", de modo que "se ha tratado de vigilar tanto en el transcurso de la marcha como en esta solicitud de reunión la normalidad democrática de un estado de derecho".
En total, en el dispositivo había más de un centenar de agentes del Cuerpo Nacional de Policía, que han custodiado la marcha tras dejarla la Guardia Civil en Villarrubia. Además, ha habido un refuerzo de Sevilla, con la Unidad de Intervención Policial (UIP), con 60 agentes.