Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Madrid vuelve a posicionarse contra la ley antitabaco

El consejero madrileño de Sanidad, Juan José Güemes, consideró este lunes respecto de la reforma de la ley antitabaco que "las prohibiciones no suelen dar buen resultado" y que, en cualquier caso, debería ir acompañada de "una memoria económica" para evaluar el gasto que supone para el sector hostelero.
El consejero afirmó que "es muy difícil opinar sobre un texto que todavía no conocemos", ya que, aunque "el Ministerio de Sanidad lleva hablando unos meses de una reforma de la ley antitabaco, pero hasta ahora ni las comunidades autónomas ni los grupos parlamentarios hemos visto ni una evaluación de los resultados de la ley vigente ni tampoco una propuesta concreta sobre la cual alcanzar este consenso que anhela el Ministerio de Sanidad".
"Las prohibiciones no suelen dar buen resultado, siempre es una restricción de la libertad individual" y, a juicio de Güemes, "hay que ser muy cuidadoso cuando se restringe la libertad individual".
Así, "dar un paso en esa dirección debería estar acompañado de una evaluación de los resultados de la ley antitabaco", dijo Güemes, para quien desde la entrada en vigor de la ley, ha aumentado la incidencia del tabaquismo rompiendo una tendencia, lo que "como mínimo debería hacernos reflexionar".
Güemes recordó que "se ha obligado a todo el sector de la hostelería y la restauración, que representa algo más del 10% de la economía española, a hacer inversiones importantes y que en algunos casos aún no se han amortizado y que apenas tres años después se les va a obligar a hacer nuevas inversiones".
Sin embargo, "si el Ministerio de Sanidad realmente está buscando un consenso y dar pasos en esa dirección, creo que cualquier medida debería ser más global y no consistir meramente en una prohibición".
Ésta, "en todo caso debe estar precedida por una evaluación rigurosa y que nos indique que restringir la libertad de las personas tiene unas consecuencias que los justifiquen desde el punto de vista social". Además, "debe ir acompañado de una memoria económica que evalúe el coste para uno de los sectores más importantes de España en un contexto de crisis como la actual".