Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno refuerza el control en la frontera entre Melilla y Marruecos por inmigración y terrorismo

La Delegación del Gobierno en Melilla ha reforzado la seguridad fronteriza en Melilla "con fines preventivos y como respuesta a la mayor presión migratoria sobre la ciudad, no sólo en el vallado sino a través de los distintos puestos de paso entre la ciudad y Marruecos" y para hacer frente a la amenaza del "terrorismo internacional".
Se trata de un dispositivo policial, en coordinación con las fuerzas policiales marroquíes, para perfeccionar la identificación y control de cuantos acceden a Melilla, ha indicado un portavoz de la institución gubernamental.
Así, ha manifestado la necesidad de asegurar un mayor control e identificación de cuantas personas cruzan a diario a la ciudad española --bien como ciudadanos extranjeros debidamente documentados, bien como inmigrantes irregulares que utilizan documentación falsa en la mayoría de los casos--, "exige la puesta en marcha de este dispositivo de refuerzo que, a la vez, tendrá un valioso carácter preventivo frente a hipotéticas amenazas inconcretas, como las que parten del entorno del terrorismo internacional".
Según la citada fuente, "la razón entronca con el reiterado argumento, infinitamente repetido por el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, de la necesaria combinación de fluidez y seguridad en una frontera muy permeable en sus pasos fronterizos pero no por ello exenta de los obligados controles identificativos de cuantos acceden a la ciudad".
La Delegación del Gobierno ha solicitado "la necesaria comprensión y cooperación de los ciudadanos que a diario transitan por la frontera, reiterando una vez más que la fluidez fronteriza se intentará mantener en la medida de lo posible", dentro del contexto de una frontera internacional como la de Melilla por la que pasan a diario más de 7.000 vehículos y en torno a las 30.000 personas.