Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno y el sector médico pactan un acuerdo sobre el artículo del Código Penal que regula la mala praxis

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, y casi una treintena de profesionales de la medicina pertenecientes a la Federación Médica llegaron este jueves a un acuerdo sobre el artículo 146 del Código Penal Integral, que versaba sobre las consecuencias penales que castigaba la mala praxis en el sector, y al cual se opusieron los galenos amenazando con dimisiones masivas.
En dicha reunión ambas partes acordaron que solicitarían a la Corte Constitucional una cláusula interpretativa del mencionado artículo, en especial sobre el apartado tres, en el que vienen recogidas las posibles causas de negligencia médica que podrían acarrear hasta cinco años de prisión.
En ese sentido, sería este tribunal el encargado de dilucidar si el médico acusado de negligencia cumplió las siete condiciones que le ocasionarían los cinco años de prisión, la pena máxima que recoge este artículo 146, tal y como ha apuntado el diario ecuatoriano 'El Telégrafo'.
Si bien el presidente ecuatoriano manifestó que la nueva medida beneficia tanto a los pacientes como a los profesionales de la salud, parte de este sector médico se había mostrado muy beligerante y en desacuerdo con la norma, llegando incluso a amenazar con dimisiones y renuncias masivas.
El nuevo Código Penal Integral, que fue aprobado a principios de esta semana por la Asamblea Nacional de Ecuador, está conformado por 730 artículos, pero solo el número 146 había causado tanta discordia.
La reunión, calificada por Correa de "linda", se produjo en el ministerio de Deportes, en Quito, y en ella estuvieron presentes, además, la ministra de Salud, Carina Vance; la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira; el fiscal general, Galo Chiriboga; así como diferentes organismos médicos, tanto del sector público como del privado.