Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco admite que la previsión es que la ladera de Ondarroa "se va a caer", pero no se sabe "cuándo ni cómo"

Gobierno vasco reitera la necesidad de viviendas para realojar a los vecinos que han tenido que abandonar sus casas
El consejero de Políticas Sociales del Gobierno vasco, Ángel Toña, ha reconocido que la previsión que manejan es que la ladera de Ondarroa (Bizkaia) "se va a caer", pero no se sabe "cuándo ni cómo". No obstante, ha incidido en que no se maneja el escenario de que "el monte se lleve las casas".
En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Toña se ha referido a la situación en que se encuentran alrededor de 180 familias que la pasada semana tuvieron que ser desalojadas a raíz de varios desprendimientos de una ladera en las inmediaciones de la calle Kamiñalde.
Tras reconocer que será a partir de este lunes cuando se conozca cuántas viviendas exactas hacen falta para realojar a los vecinos de la zona, ha indicado que el Ejecutivo cuenta con algunas del programa de Alokabide, pero "no las suficientes".
Por ello, ha hecho un llamamiento a los vecinos de las inmediaciones ya que hay "pisos vacíos en condiciones dignas de habitabilidad" y ha remarcado que el Gobierno vasco "garantiza el pago de una renta y su devolución en las mismas condiciones".
Respecto a la situación en que se encuentra la ladera, ha afirmado que la previsión es que el monte "se va a caer, lo que no sabe es cuándo ni cómo".
"Lo que queremos es que caiga poco a poco para que haga base. Si cayese toda la masa del monte que está en la falla sería catastrófico y esperemos que no sea así", ha añadido.
Toña ha reconocido que las grietas en los últimos días han ido aumentando, aunque ahora está "más estabilizado". Además, ha indicado que este lunes se quitará maleza y árboles por la parte superior "para que el peso sea menor".
Por último, ha remarcado que no se maneja el escenario de que el monte "se lleve las casas", aunque sí que los vecinos tengan que vivir "fuera unos meses".
"Una vez que se estabilice la caída habrá que ver los daños en las casas y hacer obras de reparación para que puedan volver. Creemos que con reparaciones en las viviendas podrá ser suficiente", ha finalizado.