Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba los planes hidrológicos de cuenca de Ceuta y Melilla

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes a propuesta del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente los planes hidrológicos de las demarcaciones hidrográficas de Ceuta y Melilla. Se trata de los primeros planes hidrológicos de estas dos ciudades autónomas y contemplan 129 y 185 millones de euros respectivamente.
Ambos planes hidrológicos han sido elaborados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y serán el elemento básico de gestión de cada una de estas demarcaciones y tienen como objetivos principales conseguir el buen estado de las aguas y la adecuada protección del dominio público hidráulico. Asimismo, establecen las pautas para atender las demandas de agua, respetando el equilibrio y la armonización del desarrollo regional y sectorial en cada Ciudad Autónoma.
Respecto al Plan hidrológico de Melilla, se definen los usos del agua de la demarcación y sus prioridades y establece y controla los objetivos medioambientales en las masas de agua definidas: una masa de agua de la categoría río (río Oro), tres masas costeras y tres masas de agua subterránea.
El Plan establece, además, un programa de medidas a ejecutar hasta 2015 con un importe global de 185 millones de euros, a sufragar entre todas las administraciones. Entre estas medidas destacan las dirigidas a paliar la contaminación puntual, con una inversión de 56,9 millones de euros; las relativas a la satisfacción de la demandas, en las que se prevé una inversión de 49,9 millones de euros; así como las destinadas al incremento de la eficiencia de los usos del agua, en las que se invertirán 45,7 millones.
Por su parte, el Plan hidrológico de Ceuta define los usos del agua de la demarcación y sus prioridades, y establece y controla los objetivos medioambientales en las masas de agua definidas: tres masas costeras y una masa de agua subterránea.
El Plan establece, también, un programa de medidas a ejecutar hasta 2015 con una inversión global, entre todas las administraciones, de 129 millones de euros.
Concretamente, el plan contempla unas inversiones de 38,6 millones de euros para paliar la contaminación puntual, de 37,3 millones para adoptar medidas relativas a la satisfacción de la demandas, y una inversión de 26,1 millones de euros para incrementar la eficiencia de los usos del agua.
Antes de su aprobación por el Consejo de Ministros, ambos planes recibieron el informe favorable del Consejo Nacional del Agua tras haber sido aprobados, sin ningún voto en contra, por sus respectivos Consejos del Agua de la Demarcación. Han contado, además, con la aprobación y el informe positivo de los diferentes Ministerios afectados.
Con los planes de Ceuta y Melilla son ya 13 los planes hidrológicos aprobados: Islas Baleares, Duero, Cantábrico Occidental, Cantábrico Oriental, Guadiana, Guadalquivir, Miño-Sil, Galicia-Costa, Tinto-Odiel-Piedras, Guadalete-Barbate y Cuencas Mediterráneas Andaluzas. El Plan Hidrológico del Ebro se encuentra ya en su última fase administrativa tras el informe favorable del Consejo Nacional del Agua.