Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno aprueba 16 planes de gestión de riesgo de inundación

El Consejo de Ministros ha aprobado 16 planes de gestión de riesgos de inundaciones de las demarcaciones hidrográficas, cuyo objetivo es reducir los efectos adversos de las inundaciones que se extienden tanto a las personas y a sus bienes.
Según ha informado la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en funciones, Isabel García Tejerina, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo, en la que ha dicho que en la elaboración de estos planes se ha tenido en cuenta el cambio climático.
En concreto, ha señalado que se trata de 16 planes para el periodo 2016-2021, de los que 12 pertenecen a las demarcaciones de competencia estatal y cuatro a demarcaciones de competencia autonómica.
Los Reales Decretos aprobado afectan a las cuencas intercomunitarias del Cantábrico Occidental, Cantábrico Oriental, Miño-Sil, Duero, Tajo, Guadiana, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura, Júcar y Ebro. Mientras, los planes de inundación de las cuencas intracomunitarias son los de Galicia Costa, Tinto-Odiel-Piedras, Guadalete-Barbate y Cuencas Mediterráneas Andaluzas.
La ministra en funciones ha explicado que estos planes están "plenamente coordinados" con el segundo ciclo de planes de cuenca aprobados el pasado viernes por el Ejecutivo y han compartido la tramitación ambiental porque se han hecho de manera conjunta.
En concreto, ha indicado que los planes incluyen 1.000 medidas concretas que han sido consensuadas y priorizadas con las distintas administraciones para minimizar los efectos negativos de las inundaciones sobre la vida de las personas, sus bienes, las actividades económicas y paliar los efectos de las inundaciones sobre el medio ambiente.
De este modo, las medidas se han organizado en cuatro fases de la gestión del riesgo, como son la prevención, la protección, la preparación y la recuperación, una vez que los daños han sido causados.
Respecto a las de prevención, ha explicado que van dirigidas a anticiparse por ejemplo con programas de conservación y mantenimientos de cauces y del litoral; un estudio sobre los efectos del cambio climático en cuanto al riesgo de inundación. En el ámbito de la protección, las medidas incluyen proyectos de restauración fluvial, gestión de embalses, infraestructuras de defensa frente a inundaciones.
También, en la fase de preparación que contempla medidas de alerta meteorológica e hidrológica, el refuerzo de los protocolos de comunicación entre administraciones y sectores afectados; establecimiento de nuevos protocolos de comunicación como una actuación coordinada entre la Unidad Militar de Emergencias (UME) y las confederaciones hidrográficas.
Por último, Tejerina se ha referido a las medidas de reparación, a desarrollar siempre después de que se haya producido una inundación para restablecer en el menor tiempo posible la normal después de uno de estos episodios.
En total, los 12 planes aprobados cuentan con un presupuesto de 700 millones de euros para los planes intercomunitarios (de competencia estatal) y de 100 millones de euros para los intracomunitarios (de competencia autonómica).
García Tejerina ha agregado que estas medidas y su presupuesto han sido incluidas en los planes hidrológicos de cuenca aprobados hace una semana por el Gobierno en funciones, es decir, que estos 800 millones de euros están incluidos en el presupuesto de 17.500 millones contemplados la semana pasada.
El presupuesto se distribuirá en un 35 por ciento para prevención; 43 por ciento para protección y 23 por ciento para preparación.
"Se culmina un importantísimo esfuerzo realizado por el Ministerio y de todas las Administraciones implicadas para disponer de todas las herramientas necesarias para hacer la mejor gestión hidrológica", ha valorado, al tiempo que ha subrayado que estos planes han estado sometidos tres meses a proceso de información pública para quien quisiera pudiera presentar alegaciones que "se han tenido en cuenta".
En definitiva, ha celebrado que con estos planes de gestión de riesgo de inundación y la segunda fase de los planes hidrológicos de cuenca se pone en marcha un "marco imprescindible para la gestión del agua hasta 2021" y se cumplen con los compromisos y obligaciones en el ámbito europeo, al tiempo que quedan establecidas las acciones necesarias para responder a las demandas y necesidades de los usuarios en materia de agua como para paliar los efectos de las inundaciones.