Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno boliviano teme que la epidemia de dengue llegue a 50.000 casos en marzo

El dengue provoca fiebres altas, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel, y puede ser mortal en su modalidad hemorrágica. EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno de Bolivia dijo hoy que el número de fallecidos por dengue hemorrágico se elevó a seis y que teme que la epidemia de la variedad benigna de esa enfermedad pueda llegar a los 50.000 casos el mes que viene.
El director nacional de Epidemiología, Juan Carlos Arraya, señaló a Efe que "si no se corta la cadena de transmisión" los casi 9.000 casos de dengue clásico actuales se podrían elevar a 50.000 en marzo, que todavía es época de lluvias en el país.
En lo que respecta al dengue de tipo hemorrágico, la variedad más peligrosa de la enfermedad porque puede causar la muerte, el temor es llegar a los 500 casos en marzo si no se logra detener la epidemia.
Precisamente, el funcionario confirmó el sexto fallecimiento en lo que va de año por dengue hemorrágico, aunque aclaró que se trata de un boliviano infectado en el departamento oriental de Santa Cruz que murió en Perú.
El dengue, enfermedad que transmite el mosquito "aedes aegypti", provoca fiebres altas, dolor de cabeza, vómitos y erupciones en la piel, y puede ser mortal en su modalidad hemorrágica, que se presenta cuando una persona es infectada por segunda vez por el insecto.
La mayor epidemia de dengue de los últimos años en la región se registró en 2007 en Paraguay, cuyo Gobierno tuvo que decretar emergencia nacional por dos meses al registrar un total de 27.000 infectados, entre los que hubo 17 fallecidos.
Arraya recordó que el Gobierno de Bolivia declaró la situación de emergencia sanitaria a nivel nacional por el dengue mediante un decreto para intensificar las actividades de lucha contra la epidemia, en las que también participan las Fuerzas Armadas.
"La cadena de transmisión la vamos a tratar de cortar en estas dos semanas que vienen para evitar que lleguemos a 50.000 (casos). Esperamos en dos semanas bajar la curva ascendente", comentó Arraya.
El especialista advirtió que los casos oficiales reportados hasta ahora son 9.000 pero puede haber hasta un 50 por ciento más de personas infectadas que no han comunicado su situación a las autoridades sanitarias.
"Siempre hay personas que no acuden a recibir ayuda médica. Nosotros damos los datos oficiales que se reportan a nivel pasivo de los pacientes que acuden. No hemos hecho vigilancia activa para captar a quienes no acuden. Se supone que son más", explicó.
Para ayudar combatir la epidemia, la Corporación Andina de Fomento (CAF) anunció la aportación de 1,1 millones de dólares a Bolivia.
Según un comunicado de la CAF, 100.000 dólares corresponden a una "donación de asistencia humanitaria" y un millón a un crédito otorgado en condiciones favorables debido a la situación de emergencia que vive el país.
"En respuesta inmediata a la preocupante emergencia sanitaria que sufre Bolivia, la CAF ha decidido aportar recursos que apoyen las tareas de asistencia humanitaria y de control de la epidemia", señaló el presidente ejecutivo del ente, Enrique García.