Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno cántabro confirma dos casos graves de gripe A/H1N1

La red de médicos centinela no ha detectado ningún caso de este subtipo en Atención Primaria
Dos personas, un hombre de 57 años y una mujer de 38, permanecen ingresadas en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander a causa de las complicaciones asociadas al virus de la gripe A del subtipo H1N1, según informa el Gobierno de Cantabria en nota de prensa.
El varón ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos el día 7 de enero con una insuficiencia respiratoria. La mujer fue ingresada el día 9 en la misma unidad también con una insuficiencia respiratoria, si bien está previsto que este mismo lunes sea trasladada a planta.
Los análisis realizados en el Laboratorio de Microbiología de Valdecilla han confirmado este mediodía que se trata del subtipo A/HIN1, causante hasta el momento del 77 por ciento de los casos graves hospitalizados registrados en España.
Sin embargo, la red centinela de Cantabria, formada por un grupo de médicos de Atención Primaria que recaba datos en toda la comunidad autónoma, no ha detectado ningún caso del subtipo H1-N1 en el primer nivel asistencial. Hasta ahora, el subtipo detectado en todos los análisis realizados es el A/H3.
En la composición de la vacuna recomendada para esta temporada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) están incluidas tres cepas, correspondientes a los dos subtipos de la gripe A y un subtipo de la gripe B.
El subtipo H1N1 es más virulento porque produce un mayor número de complicaciones, principalmente insuficiencia respiratoria, y agrava los síntomas, con fiebre más alta y mayor postración.
La Dirección General de Salud Pública recomienda que ante un cuadro gripal que no cede con los medios habituales antitérmicos y analgésicos, fiebre alta que se mantiene y mayor deterioro del estado general se acuda a los servicios sanitarios, sobre todo en el caso de personas mayores de 60 años y grupos de riesgo (mujeres embarazadas, enfermos cardiópatas, patología respiratoria crónica, obesidad, enfermedades metabólicas o pacientes inmunodeprimidos).
Cantabria superó en la semana del 30 de diciembre al 5 de enero el umbral epidémico de 71,41 casos por cien mil habitantes, llegando a una tasa de 112,38.
Los grupos más afectados son los de edades medias, que no se han vacunado, es decir, personas de entre 15 y 65 años. Sigue siendo escasa la circulación de la enfermedad en edades pediátricas y en el colectivo de mayores de 65 años.
Según los datos recabados hasta mediodía de hoy por la red de médicos centinela, en la semana del 6 al 12 de enero se habrían superado los 200 casos por 100.000 habitantes, si bien el pico máximo no se espera hasta dentro de dos o tres semanas.
Desde la Consejería de Sanidad se destaca que los hospitales del Servicio Cántabro de Salud están advertidos del comienzo de la epidemia y preparados para atender el aumento de la demanda, con la apertura de camas y la dotación de personal en caso de que fuera necesario.