Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno chileno dice que hubo mala fe en el caso de un falso detenido desaparecido

El ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, dijo a los periodistas que desde el Ejecutivo se cree que Lidia Reyes, la viuda del último caso de falso detenido desaparecido, Pedro Gonzalo Millas Márquez, actuó de "mala fe". EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno chileno sostuvo hoy que "se actuó de mala fe" en el nuevo caso de un falso detenido desaparecido durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), el quinto descubierto en los últimos tres meses.
El ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, dijo a los periodistas que desde el Ejecutivo se cree que Lidia Reyes, la viuda del último caso de falso detenido desaparecido, Pedro Gonzalo Millas Márquez, actuó de "mala fe".
"Nosotros tenemos la sensación de que esta persona, no queremos acusarla directamente, la justicia determinará, pero nosotros creemos que ella ha actuado de mala fe", insistió Pérez Yoma.
El Gobierno informó el martes que Millas Márquez, considerado detenido desaparecido por la Comisión Rettig, murió en 1982 en un accidente ferroviario en la localidad de Laja, a unos 500 kilómetros al sur de Santiago.
Reyes declaró en agosto de 1990 que su marido había sido detenido por Carabineros (policía militarizada) y que desde entonces no volvió a tener noticias de él, informaciones que se utilizaron en el informe Rettig, elaborado en 1991, en el que Millas consta como detenido desaparecido.
La secretaria ejecutiva del Programa de Derechos Humanos del ministerio del Interior, Rosemarie Bornard, aclaró que el hombre fue detenido en varias oportunidades por Carabineros pero a raíz de denuncias por violencia familiar.
"El sistema tiene plena legitimidad, lo que sucede es que puede haber errores o abusos, y esos se van corrigiendo, pero repito una vez más: hay un sistema permanente de revisión", sostuvo el ministro secretario general de la Presidencia, José Antonio Viera-Gallo, al defender el informe Rettig.
Mientras, la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD) no descartó hoy la posibilidad de que puedan aparecer más casos como el de Millas.
"Podrían existir más casos. Hasta ahora tenemos cinco, pueden ser seis, siete u ocho, pero eso no va a borrar lo que ocurrió", afirmó la vicepresidenta de AFDD, Mireya García, a la prensa local.
"Independientemente de la cantidad de casos erróneos que se detecten, éstos se encuentran dentro de las probabilidades y es posible que se cometan errores en la calificación", aseguró.
En el caso de Millas Márquez, García aseveró que hay una mentira explícita y una intencionalidad muy clara que no pasa desapercibida.
A Millas Márquez se suman los casos de Germán Cofré Martínez, Carlos Patricio Rojas Campos, Edgardo Iván palacios y Emperatriz Villagra, descubiertos en los últimos tres meses.