Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno vasco se compromete a reducir las "desigualdades" en la salud

Promoverá la "equidad" en la atención sanitaria y protegerá a los colectivos "más vulnerables"
El Gobierno vasco se ha marcado el resto de reducir las "desigualdades sociales" y por razón de sexo en la salud, para lo que prestará una especial atención a los colectivos más "vulnerables", según ha anunciado el consejero de Salud, Jon Darpón.
Darpón ha comparecido este miércoles en el Parlamento autonómico para presentar el 'Plan Vasco de Salud 2013-2020', un documento que plantea entre sus prioridades el "fortalecimiento de la equidad" en las prestaciones sanitarias.
El consejero ha asegurado que, para el Gobierno autonómico, "la salud tiene la consideración de derecho humano". Según ha explicado, el plan tiene el objetivo de "mantener y mejorar" el sistema sanitario cómo "público, universal y de calidad". Todo ello, manteniendo "los máximos niveles de efectividad y eficiencia".
A través de esta herramienta estratégica, el Gobierno aspira a "disminuir las desigualdades sociales y de género en la salud". Darpón ha destacado que existen estudios que señalan que la desigualdad en las condiciones socioeconómicas tiene una mayor influencia en la salud de las personas que otros factores en apariencia más determinantes.
Por ese motivo, ha apuntado a la necesidad de prestar una atención especial a los colectivos "más vulnerables", entre los que ha citado las personas mayores, infancia y juventud o los enfermos crónicos.
"DETERMINANTES ESTRUCTURALES"
Darpón ha explicado que, para lograr esta pretensión, se tratará de "fortalecer la equidad en el sistema de salud vasco, apoyar el desarrollo de políticas públicas que actúen sobre los determinantes estructurales que inciden en la salud y potenciar la prevención y el tratamiento de la violencia contra las mujeres en los servicios de salud".
El plan también recoge la necesidad de adaptar el sistema sanitario para "afrontar con eficacia el reto del envejecimiento de la población y sus consecuencias", así como el compromiso por consolidar la atención sociosanitaria y de promover "entornos y conductas saludables".
ALIMENTACIÓN SALUDABLE
El documento recoge propuestas en materia de educación física, de alimentación saludable, para prevenir la obesidad, para mejorar la salud sexual y reproductiva, prevenir el tabaquismo y la dependencia del alcohol, para promover la salud mental y emocional, la calidad del entorno ambiental y los riesgos de salud en entornos laborales.
Asimismo, se hace referencia al cáncer, la diabetes, el ictus, las infecciones comunitarias, las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades respiratorias, entre otras patologías, con el objetivo de "disminuir la morbilidad, la mortalidad y la dependencia" de las enfermedades con mayor impacto.
Por ese motivo, se indican medidas concretas para promover un modelo de atención a personas con cáncer, mejorar la atención a personas y familiares en necesidad de cuidados paliativos.
El plan recoge el diseño y aplicación de intervenciones de abordaje de la obesidad y una apuesta por promover un envejecimiento activo y la autonomía de las personas mayores. Respecto a la salud infantil, se proponen medidas para asegurar un desarrollo óptimo y saludable.