Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco no concederá tarjetas sanitarias a todos los inmigrantes pero seguirá atendiéndolos

Argumenta que el Constitucional no se ha pronunciado sobre el "fondo" del asunto y que ya asiste a este colectivo
El consejero de Salud del Gobierno vasco, Jon Darpón, no tiene previsto, al menos por el momento, modificar la normativa autonómica para otorgar una tarjeta sanitaria a los inmigrantes sin permiso de residencia y con menos de un año de antigüedad en el padrón, un colectivo al que, pese a esta restricción, ya se atiende en los servicios de atención primaria de Osakidetza, según recuerda el propio Darpón en una respuesta parlamentaria al PSE-EE.
El pasado 5 de diciembre, el Parlamento autonómico, con el voto a favor de EH Bildu, el PSE-EE y UPyD, instó al Gobierno autonómico a conceder una tarjeta sanitaria a todas las personas que residen en Euskadi, "independientemente de su situación administrativa", para garantizar así una atención sanitaria "universal".
Con este pronunciamiento, los mencionados partidos pretendían acabar con la situación generada por una norma autonómica que garantizaba el acceso a todos los servicios de Osakidetza a los inmigrantes en situación irregular, con la condición de que tuvieran una antigüedad de al menos un año de empadronamiento en Euskadi.
La decisión de seguir prestando asistencia primaria a este colectivo, pese a la decisión del Gobierno central de limitar a las urgencias la asistencia a los inmigrantes irregulares, ha sido avalada por el Tribunal Constitucional, aunque éste aún no se ha pronunciado de forma definitiva sobre este asunto.
MÉDICO DE CABECERA
Pese a no haberse modificado ese decreto, el Ejecutivo autonómico emitió a finales de 2013 una instrucción interna para que las personas sin permiso de residencia que no cumplieran el mencionado requisito de antigüedad en el padrón pudieran disponer, pese a ello, de un médico de cabecera.
En su respuesta por escrito al PSE, el consejero de Salud explica que "la razón para no iniciar el trámite de un decreto que corrija el plazo de un año es que el Tribunal Constitucional no se ha pronunciado sobre el fondo de la cuestión y, sobre todo, que se está atendiendo a las personas que llevan menos de un año de empadronamiento conforme a la normativa vigente, de acuerdo con el criterio" del Alto Tribunal.
NAVARRA
Darpón se refiere también a la petición del PSE para que el Gobierno vasco tome como "ejemplo" el camino emprendido por el Ejecutivo navarro para atender a estas personas.
El consejero recuerda que, el 17 de diciembre de 2013, el Tribunal Constitucional "suspendió la vigencia y aplicación de la ley navarra que reconocía a las personas residentes en Navarra el derecho de acceso a la asistencia sanitaria gratuita del sistema público sanitario" de esa comunidad, por lo que no considera "que dicho procedimiento sea el adecuado para garantizar la equidad y la universalidad para todas las personas residentes en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa".