Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno vasco reitera que la decisión de no enviar una ambulancia para la niña de Treviño fue "inadecuada"

Recuerda que el protocolo del 112 es el que establece cómo movilizar los recursos sanitarios
El Gobierno vasco ha reiterado este martes, que la decisión de no enviar una ambulancia para el traslado de la niña de Treviño (Burgos), fallecida el 17 de marzo en Vitoria por una infección derivada de una varicela, se debió a una valoración "inadecuada" de la médica coordinadora del servicio de emergencias, como informó el pasado 26 de marzo en el Parlamento vasco como consecuencia de la investigación abierta en Osakidetza.
El Ejecutivo responde así a las informaciones periodísticas que este martes dan a conocer la conversación entre el 112 y la madre de la niña de tres años de Treviño, Anne Ganuza, que falleció el pasado 17 de marzo por las complicaciones derivadas de una varicela.
La transcripción de la conversación revela que la coordinadora de Emergencias de Vitoria informó a la madre de que no podían enviar un médico desde Vitoria al comprobar que la llamada se estaba realizando desde La Puebla de Arganzón, municipio del condado de Treviño situado en Álava pero perteneciente a Burgos.
La familia de la niña ha denunciado a varios médicos de los servicios de salud del Gobierno vasco y de la Junta de Castilla y León por la atención que se prestó a la joven en los días previos a su fallecimiento, y por la decisión de no enviar una ambulancia a su casa cuando, unas horas antes de su muerte, los padres contactaron con el servicio de emergencias.
Fuentes del departamento de Salud consultadas por Europa Press, han insistido en que se "reafirman" en la comparecencia que el consejero ofreció hace casi un mes en la Cámara vasca, junto al director general del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, Jon Etxeberria, para ofrecer explicaciones sobre la muerte de Anne Ganuza por las complicaciones derivadas de una varicela.
Como han reiterado, la decisión de no enviar una ambulancia para el traslado de la niña se debió a una valoración "inadecuada" de la médica coordinadora del servicio de emergencias que optó por enviar al médico de guardia, aunque la investigación abierta por el Gobierno vasco, concluye que la derivación de un transporte sanitario para atender a la menor no habría evitado su fallecimiento.
Asimismo, desde el departamento de Salud han recordado que el servicio de emergencias del 112 dispone de protocolos para decidir sobre la movilización de los recursos adecuados en cada situación y que, en el caso del médico, se opta porque a las localidades del enclave se traslade el facultativo de guardia de Treviño, ya que se encuentra "más cerca" que la capital alavesa.
Por otro lado, desde el Ejecutivo recuerdan que se ha abierto un expediente disciplinario a esta médica, dado que su modo de proceder puede ser constitutivo "de una falta con su correspondiente sanción tipificada en el ordenamiento jurídico".
Además, las mismas fuentes han reiterado que lo ocurrido no fue fruto de "una decisión administrativa", sino que se trata de "un desgraciado caso puntual". "SHOCK SÉPTICO"
La menor murió por una infección "muy grave y poco habitual" -un 'shock séptico de curso fulminante'-- en el Hospital Txagorritxu de Vitoria, al que había sido trasladada por su padre desde su domicilio en La Puebla de Arganzón, un municipio perteneciente al enclave burgalés de Treviño, situado en el territorio de Álava.
La familia había llamado previamente al servicio de emergencias 112 del Gobierno vasco, desde el que en lugar de enviar una ambulancia, se optó por remitirla al médico de guardia de Treviño. No obstante, para cuando el facultativo llegó a La Puebla de Arganzón, los padres ya la habían llevado a Txagorritxu.
Según la investigación realizada por Osakidetza, la médica coordinadora a la que se derivó la llamada de la madre de la menor "no valoró adecuadamente la información recibida, en la que claramente se ponían de manifiesto criterios de gravedad". Es por ese motivo por el que considera que la médica no movilizó el recurso "oportuno", que según ha indicado, "habría sido una ambulancia de soporte vital avanzado".
TRANSCRIPCIÓN DE LA LLAMADA
En su intervención en el Parlamento vasco, a preguntas de los grupos parlamentarios, el director general del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza, Jon Etxeberria Etxeberria leyó parte de la transcripción de la llamada efectuada por la madre al servicio de emergencias 112 del Gobierno vasco.
En ella, se indica que la madre informó de que la niña, pese a que no tenía fiebre ni convulsiones, llevaba "toda la noche agonizando", con la mirada "perdida", "morada", con las manos frías y pronunciado palabras "no entendibles".