Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno estudiará regularizar al obrero que perdió un brazo si lo solicita

Franns Rilles Melgar perdió su brazo hace unos días mientras trabajaba en una panadería de Valencia. Foto: Informativos Telecincotelecinco.es
La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, ha señalado que el Gobierno estudiará la posibilidad de regularizar al inmigrante que sufrió la amputación de su brazo izquierdo cuando estaba trabajando, en situación ilegal, en una panificadora de Real de Gandia (Valencia), si se solicita su regularización.
Rumí ha hecho estas declaraciones a los periodistas al ser preguntada por la posibilidad de regularizar la situación del ciudadano boliviano. "La Ley contempla situaciones como ésta, situaciones donde se puede estudiar la posibilidad de la documentación en función de razones humanitarias", ha indicado.
Atendiendo a ese supuesto, "si se solicita" la regularización, "se va estudiar", puesto que es evidente que es uno de los casos que puede acogerse a él, ha opinado.

Por otra parte, el sindicato CCOO ha anunciado que solicitará a la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana una autorización de residencia temporal por circunstancias excepcionales y razones humanitarias para el empleado boliviano. Según ha informado en un comunicado, también "sería posible" la petición de una autorización de residencia temporal y trabajo por circunstancias excepcionales por arraigo temporal del empleado, que sufrió la amputación del brazo izquierdo el pasado 28 de mayo, cuando manipulaba una máquina de la empresa Horno Rovira Safor S.L.
Según han sostenido las mismas fuentes, la legislación señala que podrán obtener una autorización "los extranjeros que acrediten la permanencia continuada en España durante un periodo mínimo de dos años". Otras condiciones que reúne Franns Rilles son carecer de antecedentes penales en España y en su país de origen así como poder demostrar la existencia de relaciones laborales "cuya duración no sea inferior a un año", según las mismas fuentes.
El sindicato estudiará además la posibilidad de solicitar una pensión de invalidez si se reconoce la relación laboral entre el empleado, que estaba contratado en situación irregular, y la panificadora. El hombre trabajaba en la empresa desde hacía dos años "con jornadas de 12 horas diarias, sin contrato, y por un sueldo de 23 euros al día", según ha denunciado.
Tras el accidente, el empresario responsable de la panificadora trasladó al herido al hospital Francesc de Borja de Gandia "pero a 200 metros del centro de salud le abandonó a su suerte".
Franns Rilles, que fue ingresado posteriormente en el Hospital Virgen del Consuelo de Valencia, se encuentra ahora "todavía convaleciente, a la espera de que cicatrice la herida", según fuentes del centro hospitalario, para lo que, han asegurado, "aún queda bastante tiempo".
La familia ha denunciado el "desamparo, la omisión del deber de socorro y la dejación de responsabilidad de la empresa" , que "presionó" al accidentado para que negara el carácter laboral del accidente.