Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno empleará 67 medios aéreos contra incendios y refuerza la investigación con 52 fiscales

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes la estrategia de apoyo a las comunidades autónomas para luchar contra los incendios forestales de este verano, que incluye 67 medios aéreos, terrestres de combate al fuego, actuaciones de prevención en carreteras y cortafuegos, así como medidas para intensificar la investigación mediante la ampliación del número de fiscales de medio ambiente, hasta 52 efectivos.
Según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el plan verano incluye distintas actuaciones ministeriales de forma coordinada y ha comenzado a aprobar y renovar los convenios de actuación contra los incendios forestales.
En concreto, ha dicho que el acuerdo ya se ha firmado con Castilla y León y espera que se pueda aprobar dentro de poco los de Navarra y Aragón.
Asimismo, en la lucha contra los incendios forestales se ha reforzado la participación de la Unidad Militar de Emergencias en "todos los destacamentos previstos", para que haya capacidad de intervenir en un plazo de cuatro horas.
Igualmente, ha destacado que se ha reforzado la participación de Protección Civil en el seguimiento de emergencias y que en materia de prevención se realizarán tareas como siega y limpieza de cunetas o de cortafuegos.
En cuanto a los medios aéreos, durante el verano de 2016 el Estado contará con 67 aeronaves, una decena de Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales y un dispositivo de 121 profesionales para coordinar 37 bases con la Central de Operaciones.
Asimismo, dispondrá de 11 unidades móviles de Meteorología y transmisiones para ayudar a los directores de extinción de las comunidades autónomas desde el Centro de Coordinación de la Información Nacional sobre Incendios Forestales (CCINIF) trabaja las 24 horas del día en la coordinación de todos los medios.
Mientras, el Organismo Autónomo Parques Nacionales (OAPN) contará con 183 personas distribuidas en la red de Parques Nacionales y fincas adscritas.
Así, habrá 48 personas en el Parque Nacional de Cabañeros, 18 en el Parque Nacional Tablas de Daimiel; 25 personas en el Centro Montes de Valsaín; 20 personas en la finca de Quintos de Mora; 10 en Finca Granadilla y 14 personas en la Finca de Lugar Nuevo de Monfragüe.
Por otro lado, el MAGRAMA distribuirá también en el territorio un total de 18 equipos de prevención y 10 brigadas de labores preventivas, al tiempo que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) elaborará diariamente mapas meteorológicos de riesgo de incendios forestales para toda España.
En este marco, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios contempla en su Plan 2016 líneas de aseguramiento contra incendios forestales y subvenciones para la contratación.
En total, la campaña de verano de prevención y lucha contra los incendios forestales, cuyas medidas implican a los Ministerios de la Presidencia; Justicia; Defensa; Hacienda y Administraciones Públicas; Interior; Fomento; Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; y Economía y Competitividad.
El Gobierno recuerda que estas medidas interdepartamentales, que integran la política nacional, integral y coordinada en apoyo de las Comunidades Autónomas, con medios aéreos, humanos y técnicos para esta campaña de verano.
En este contexto, las comunidades autónomas son competentes en la prevención y lucha contra los incendios forestales en sus territorios.
MEDIOS AÉREOS
Respecto a los medios aéreos, las 67 aeronaves se ubicarán en las 37 bases en toda la geografía nacional. En total, habrá 18 aviones Canadair con capacidad de descarga de 5.500 y 6.000 litros; 10 aviones de carga en tierra Airtractor 802, de 3.100 litros de capacidad de depósito; 8 helicópteros bombarderos Kamov K32A con capacidad de carga de agua de 4.500 litros; 19 helicópteros biturbina con capacidad de descarga de 1.200 litros, que se utilizan para el apoyo al trabajo de las brigadas, así como para su transporte.
Al mismo tiempo se emplearán 4 helicópteros BK 117 para apoyo en actividades de defensa contra incendios; 2 aviones de comunicaciones y observación ACO, equipados con material de transmisión de fotografías digitales, a través de telefonía móvil GPRS, y de vídeo continuo, tanto en espectro visible como en infrarrojo; 6 aviones Fire Boss AT-802, de 3.100 litros de capacidad de depósito que operarán por parejas.
En cuanto a los medios humanos, el plan cuenta con 10 Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales (BRIF), que desarrollan su actividad en labores de extinción, y están especializadas en el combate de grandes incendios.
De estas, nueve son BRIF-A, que constan de 3 equipos de 1 técnico, 2 capataces y 14 brigadistas y una BRIF-B, compuesta por equipos de 1 técnico forestal, 1 capataz y 7 brigadistas.
En total, desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente se pone a disposición de las comunidades autónomas más de 1.000 profesionales en la lucha contra incendios forestales.
Solo las 10 brigadas suman más de 400 trabajadores, que realizan trabajos de selvicultura preventiva y, ocasionalmente, apoyan a los EPRIF en la ejecución de quemas controladas.
SEGUROS PARA CUBRIR DAÑOS
En este ámbito, también el Plan de Seguros Agrarios Combinados 2016 de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), permite cubrir contra el riesgo de incendio las producciones asegurables, tanto agrícolas como ganaderas, en todas las líneas.
También, la 'Seguro de explotaciones forestales' permite cubrir los daños por incendios a las masas forestales de titularidad privada, tanto de especies arbóreas sobre terrenos agrícolas y forestales, como de especies arbustivas forestadas sobre tierras agrícolas.
En caso de siniestro, esta línea indemniza al titular mediante la compensación de los gastos necesarios para la repoblación y regeneración de la masa forestal afectada, incluidos aquellos en los que se incurre para la limpieza de restos tras el siniestro, así como la pérdida de corcho en alcornocales, de piña piñonera y de madera de chopo orientada a la producción comercial de madera.