Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco critica la "negativa" del Ejecutivo riojano a prestar atención sanitaria a vecinos Álava

Dice que venía atendiendo históricamente a estos pacientes por proximidad geográfica y critica su "nula disposición al consenso"
El Gobierno vasco ha criticado que el Ejecutivo riojano "insista en su negativa" a prestar atención sanitaria a vecinos de Rioja Alavesa, "apenas una semana después de comprometerse a paralizar" esa medida hasta que un equipo técnico de trabajo decida "la mejor forma de ordenar el flujo de pacientes entre La Rioja y Euskadi".
En un comunicado, el Departamento de Sanidad ha señalado que el ejecutivo riojano adoptó tal postura "de forma unilateral" y "sin informar" a los responsables sanitarios del País Vasco.
El Gobierno vasco ha explicado que, históricamente y por la mayor proximidad geográfica, la población de Rioja Alavesa es atendida por profesionales de los hospitales y ambulatorios de atención especializada de Logroño, además de por los de los hospitales de Leza y Universitario de Álava.
Según ha señalado, desde la época del Insalud la población de los municipios de esta zona estaba adscrita oficialmente a los cupos de los especialistas de Logroño y esa situación se ha venido manteniendo de hecho después de las transferencias sanitarias a las comunidades.
Además, ha añadido que en la organización de la atención especializada alavesa (Hospitales de Santiago, Txagorritxu, Salud Mental, Ambulatorio de Olaguibel) siempre se ha incluido a la UAP Rioja Alavesa como una UAP más de la Comarca Álava, pero, "de hecho la población ha seguido utilizando mayoritariamente los centros de Logroño y en menor porcentaje los centros de Vitoria".
SERVICIO RIOJANO
En este sentido, ha manifestado que, durante el pasado mes de septiembre, responsables del Servicio riojano de Salud, "sin comunicación expresa" a los pacientes ni a los responsables sanitarios correspondientes de Osakidetza "paralizaron" la citación de las derivaciones a la atención especializadas solicitadas por parte de los médicos de atención primaria de la Rioja Alavesa.
El Gobierno vasco ha indicado que tuvieron conocimiento de esta circunstancia a mediados del mes de octubre a través de los propios pacientes y médicos, "nunca de las autoridades sanitarias riojanas".
En este sentido, ha explicado que desde la Dirección de la Comarca Álava de Atención Primaria se contactó con la Dirección del Hospital San Pedro de Logroño que informó verbalmente de que había una orden para que no se dieran esas citas.
El Gobierno vasco ha indicado que el 21 de octubre se produjo un encuentro entre los consejeros de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco y de Salud de La Rioja tras conocerse que el Ejecutivo Riojano había decidió no atender en el hospital San Pedro de Logroño a pacientes de Rioja Alavesa.
Según el Ejecutivo de López, en dicho encuentro "se acuerda paralizar la medida" y crear un grupo de trabajo, fundamentalmente técnico, para ordenar los flujos de pacientes entre Euskadi y la Rioja. En concreto, días después se fija la fecha del 3 de noviembre para la celebración de la primera reunión del referido grupo de trabajo.
Sin embargo, ha señalado que el 27 de octubre llegan a la Dirección Territorial del Departamento de Sanidad y Consumo de Álava los expedientes de 400 vecinos de Rioja Alavesa a los que se ha "negado asistencia especializada" en Logroño desde el 9 de septiembre.
En este sentido, ha manifestado que, ante la constatación de que La Rioja mantenía "bloqueadas" las citaciones con posterioridad al encuentro mantenido el pasado 21 de octubre, desde el Gobierno vasco se insta a mantener una reunión con las autoridades sanitarias riojanas "lo antes posible" y, en concreto, se acuerda mantener dicho encuentro al día siguiente 28 de octubre.
En ese encuentro, según ha explicado el Ejecutivo vasco, el Gobierno de La Rioja mantiene su rechazo a atender a pacientes de Rioja Alavesa, "tal y como venía sucediendo desde tiempos del Insalud".
Asimismo, expresa su "nula disposición" a conceder a Osakidetza el tiempo que necesite para la adopción de las medidas necesarias para ordenar y garantizar una "correcta atención" a los vecinos de Rioja Alavesa afectados por "la decisión unilateral y no informada" del Gobierno riojano.
Por ello, ha acusado al Gobierno de La Rioja de actuar, "de forma unilateral", poniendo fin "a una relación histórica entre esa comunidad autónoma y Euskadi sin haber informado previamente a las autoridades vascas de sus intenciones, sin dar oportunidad al Departamento de Sanidad y Consumo a adoptar las medidas necesarias para garantizar la correcta atención de los vecinos de Rioja Alavesa".
"El Gobierno de La Rioja no ha respetado las más elementales normas que han de regir la relación entre comunidades autónomas", ha denunciado.
Según ha señalado, en otras circunstancias parecidas entre comunidades de todo el Estado, el criterio de "buena vecindad" siempre ha permitido dar un plazo de tiempo para que las administraciones correspondientes tomaran "las medidas precisas" para garantizar la atención de sus vecinos y para que los pacientes en curso de tratamiento "no se vieran afectados".
Asimismo, ha recordado que, desde hace décadas existe "un pacto no escrito" entre comunidades autónomas basado en relaciones históricas, particularidades geográficas y el sentido común, que ordena los flujos de pacientes entre aquellas.
PACIENTES RIOJANOS
"Así, en Euskadi son atendidos pacientes de Cantabria, Navarra, Burgos y también de La Rioja. De hecho en Euskadi se atienden un alto número de pacientes riojanos, alrededor de 3.000 cada año".
El Gobierno vasco ha indicado que, en el caso de que otras comunidades autónomas adoptaran decisiones similares a las del Gobierno de La Rioja, "especialmente si lo hicieran de forma unilateral y sin información ni discusión previas, correría peligro la necesaria cohesión sanitaria existente en España y la igualdad de oportunidades de acceso al sistema público de salud".
Asimismo, ha asegurado que los pacientes a quienes las autoridades sanitarias riojanas "niegan" la atención que se les prestaba hasta hace dos meses son "las principales perjudicadas por una decisión del Gobierno riojano adoptada por motivos estrictamente económicos sin tener en cuenta las necesidades de las personas afectadas ni su estado de salud".
A su juicio, es positivo ordenar el tránsito de personas entre comunidades autónomas para garantizar la mejor atención posible, para lo que es necesario "debate, ánimo de consenso y tiempo". "El Gobierno de La Rioja ha negado a Euskadi tiempo para reorientar la atención sanitaria a los vecinos de la Rioja alavesa y ha demostrado una nula disposición a la discusión y al consenso".
Por último, ha asegurado que se han puesto manos a la obra para resolver la situación creada y garantizar una asistencia sanitaria de calidad a todas aquellas personas afectadas por la decisión del Gobierno de La Rioja.