Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno indio estudia prohibir los cigarrillos electrónicos y la venta de cigarros sueltos

El Gobierno de la India está considerando la prohibición de los cigarrillos electrónicos ante los riesgos para la salud pública que puedan causar, así como la venta de cigarros sueltos, según ha informado a Reuters un alto funcionario del Ministerio de Salud.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió el pasado mes de agosto a todos sus estados miembros endurecer la legislación de los cigarrillos electrónicos para, entre otras cuestiones, limitar su uso en el interior de lugares públicos.
Estos dispositivos utilizan cartuchos que funcionan con baterías para producir un vapor de nicotina, pero por el momento hay pocos estudios que evalúen su seguridad y los posibles efectos para la salud a largo plazo. Además, algunas voces críticas alertan de que su uso puede favorecer la adicción a la nicotina y el hábito de fumar.
"Lo vemos como una entrada por la puerta de atrás, porque no tiene tabaco pero sí nicotina", dijo el funcionario, que pidió no ser identificado ante lo delicado de la cuestión, quien añade que hay paneles de expertos que están recomendando su regulación o su prohibición, y la decisión la tomarán en los próximos dos meses.
Hasta 900.000 indios mueren cada año por enfermedades relacionadas con el tabaco, y la cifra podría aumentar hasta los 1,5 millones en 2020 si los fumadores no dejan de fumar.
El gobierno del primer ministro Narendra Modi está tomando varias medidas para frenar el consumo de tabaco de la India, para lo que ya ha aumentado los impuestos sobre los productos del tabaco y se ha pedido a las empresas que incluyan más advertencias sanitarias en los paquetes.
Además, India también ha propuesto la prohibición de la venta de los cigarrillos sueltos, para lo que ya se han propuesto varias enmiendas a las leyes de control del tabaco.
En este país se estima que se fuman cada año más de 100.000 millones de cigarrillos, según datos de 2012, y es habitual que haya comercios que los vendan por separado. Sin embargo, la OMS también ha establecido que los países deben esforzarse para prohibir este tipo de ventas ya que los hace más accesibles para los menores de edad.