Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno cántabro adelanta a primeros de noviembre el reembolso a pensionistas del exceso de aportación farmacéutica

La factura farmacéutica se reduce un 19,1% en julio, "lo que confirma el efecto disuasorio del nuevo modelo"
El Gobierno de Cantabria adelantará a primeros de noviembre el primer reembolso a los pensionistas de la cantidad que han abonado de más por los medicamentos, coincidiendo con la fecha en la que estará operativo el sistema informático que permitirá dejar de cobrar de manera automática a los usuarios que alcancen una aportación mensual de 30 euros.
Desde que entró en vigor, el 1 de julio, el Real Decreto que establece la aportación farmacéutica en función de la renta, las rentas superiores a los 100.000 euros pagan el 60% del precio del medicamento y los trabajadores en activo con una renta inferior a 100.000 pero superior a 18.000 el 50%, mientras que las rentas inferiores a los 18.000 euros abonan el 40%.
Los pensionistas pagan un 10% del precio de los medicamentos, pero con un límite mensual de ocho euros cuando su renta no supera los 18.000 euros anuales y de los 18 si supera esa cantidad. Además, se limita a 30 euros la cantidad mensual que pueden adelantar los pensionistas por los medicamentos que consumen, siempre que su renta no supere los 100.000 euros.
A los pensionistas que superen el tope mensual de aportación, de 8, 18 y 60 euros, se les reembolsará en la cuenta bancaria en la que tengan domiciliada la pensión o en la que determine el usuario con una periodicidad que la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales ha fijado en seis meses, tal y como establece el acuerdo del Consejo Interterritorial de Sistema Nacional de Salud.
No obstante, el Gobierno de Cantabria ha decidido hacer efectiva una primera devolución a primeros de noviembre, antes de que se cumpla ese plazo de seis meses, ante la complejidad técnica que supone la adaptación del sistema informático de receta electrónica necesaria para poder limitar a 30 euros la aportación mensual máxima de los pensionistas.
Cuando el sistema esté operativo, el 1 de noviembre, el pensionista que haya aportado ya 30 euros no pagará las sucesivas recetas del mes. El Gobierno regional explica en un comunicado que la Consejería de Sanidad adelantará a ese mes el primer reembolso para "minorar" el impacto que el pago de medicamentos pueda tener en la capacidad adquisitiva de los usuarios. El siguiente se hará efectivo en febrero y, a partir de entonces, tendrá una periodicidad semestral.
"ÉXITO DE IMPLANTACIÓN"
Desde el Gobierno se destaca que la región implantó "con éxito" el 1 de julio el Real Decreto de 20 de abril que establece la aportación farmacéutica del usuario en función de la renta, tras un proceso que se desarrolló "en un tiempo récord y que obligó a realizar un importante esfuerzo técnico, humano y de gestión" al Servicio Cántabro de Salud, con la colaboración de las oficinas de farmacia.
Según los datos aportados por la Consejería, durante este primer mes de julio, se han registrado 133 reclamaciones de usuarios, lo que representa un 0,048% sobre el número de pacientes de la comunidad autónoma, un indicador "muy reducido", según la Administración regional, si se tiene en cuenta que cada mes la media de recetas dispensadas está próxima al millón y el numero de pacientes que se acerca a la farmacia para recoger recetas está en torno a las 280.000.
La mayoría de las reclamaciones, un 69,61%, fueron presentadas por pacientes que no estaban de acuerdo con el tipo de aportación asignado, aunque sólo en el 22,55% de los casos había una anomalía, según datos de la Subdirección de Asistencia Sanitaria del Servicio Cántabro de Salud, que centraliza y resuelve las reclamaciones y "ya ha contestado todas de manera individualizada por escrito".
Tanto los usuarios, como los profesionales sanitarios han tenido acceso a varios documentos de ayuda, bien a través de la página web, bien a través de la intranet del Servicio Cántabro de Salud, incluyendo la respuesta a las preguntas más frecuentes.
Además, las oficinas de farmacia recibieron con antelación ese listado de respuestas y el Colegio de Farmacéuticos distribuyó información, carteles e instrucciones para la consulta vía web de la aportación del paciente en caso de recetas manuales.
El propio Colegio de Farmacéuticos se ha encargado de resolver las consultas realizadas desde las oficinas de farmacia, solicitando aclaraciones sobre el tipo de aportación de algún usuario concreto.
"EFECTO DISUASORIO"
Los datos del mes de julio confirman, a juicio del Gobierno de Cantabria, el efecto "modulador y disuasorio" que el nuevo modelo de aportación tiene en el consumo farmacéutico. En julio, el gasto farmacéutico vía receta se redujo en Cantabria un 19,01% respecto el mismo mes de 2011, hasta los 9,3 millones, mientras que el número de recetas se situó por debajo del millón, con un descenso del 10% en el mismo periodo, según asegura la Consejería en un comunicado de prensa.
No obstante, precisa que "esta importante reducción tanto del gasto, como del número de recetas debe interpretarse con prudencia y, de hecho -añade-, se prevé que la moderación del consumo y del gasto continúe en los próximos meses, pero de manera menos acusada".
Y es que en el mes de junio se produjo un acopio de medicamentos debido a la inminente entrada en vigor del nuevo sistema de aportación, lo que, "unido a la incertidumbre del paciente", contribuyó a reducir el consumo en julio. También hay que tener en cuenta que en septiembre está previsto el incremento del IVA aplicable a los productos sanitarios y dietoterapéuticos, lo que incrementará el coste de la factura por este tipo de productos farmacéuticos.