Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio del Gobierno sugiere préstamos condonables para los buenos alumnos

Un grupo de estudiantes hacen los primeros exámenes de la selectividad en Cataluña. EFE/Archivotelecinco.es
Un estudio que acaba de publicar la Agencia Estatal de Evaluación y Calidad (AEVAL), adscrita al Ministerio de la Presidencia, propone la posibilidad de conceder "préstamos condonables" a los alumnos universitarios que acaben los estudios en el plazo especificado para cada titulación.
La condonación sería total o parcial, según el nivel de renta del hogar de procedencia del estudiante.
El informe, que analiza el sistema general de becas, sugiere además que los matriculados en grados universitarios puedan beneficiarse también de "préstamos-renta" (ahora sólo disponibles para los alumnos de másteres oficiales), cuya devolución se vincula a los ingresos futuros del titulado.
Esta modalidad, argumenta la AEVAL, supone un incremento rápido de "apoyo económico" a los estudiantes con un coste presupuestario relativamente bajo.
Ambos tipos de préstamo no supondrían detrimento de la política de becas, asegura el documento, sino que serían "complementarios" de las mismas.
Según el estudio "La Universidad Española en Cifras 2008", de la Conferencia de Rectores (CRUE), los alumnos universitarios suspenden de media cuatro de cada diez créditos de los que se matriculan, faltan a clase con frecuencia o no se evalúan.
De este modo, aprobar la carrera lleva más años de los cursos previstos en los planes de estudio y el abandono es superior al 40 por ciento en algunas titulaciones.
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha denunciado recientemente que los índices de fracaso universitario e insuficiente rendimiento académico suponen un coste anual en torno al 0,75 por ciento del PIB.
Para el curso próximo, el Consejo de Ministros ha introducido como novedad una "beca-salario" de 2.800 euros anuales, que pretende compensar la carencia de ingresos de los estudiantes de grados universitarios presenciales y, por tanto, evitar que los jóvenes de rentas bajas se vean forzados a abandonar la carrera para trabajar.