Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno defiende que la amenaza del terrorismo yihadista ha hecho replantearse la seguridad nuclear

El secretario de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, Fernando Martínez, ha reconocido que la "evolución de los acontecimientos" y, en concreto, "amenazas como el terrorismo yihadista" han hecho replantearse las medidas de seguridad nuclear, que hace unos años se centraban en riesgos como accidentes industriales, fallos humanos o catástrofes naturales, es decir, acontecimientos no deliberados.
Durante su participación en la II Conferencia Internacional de Reguladores de la Seguridad Física Nuclear, Martínez ha defendido el modelo de seguridad nuclear desarrollado en los últimos cuatro años cuenta con capacidades reforzadas para dar respuesta a supuestos ataques.
El secretario de Estado de Seguridad subraya que las iniciativas desarrolladas se enfocan desde el punto de vista estratégico en una acción coordinada entre las entidades públicas implicadas en la seguridad nuclear y el sector privado que opera en este sector.
En la actualidad, ha dicho que la Secretaría de Estado de Seguridad y el Consejo de Seguridad Nuclear están desarrollando un procedimiento de evaluación de idoneidad del personal que trabaja en las instalaciones nucleares.
Además, ha comentado que la "prevención" es el motor de todas las medidas que se desarrollan en el ámbito nuclear y ha subrayado que el Gobierno trabaja en el Plan de Respuesta Nacional ante incidentes nucleares y radiológicos tiene como objetivo abordar los incidentes nucleares desde un enfoque integral, en todas sus fases: la detección, respuesta y mitigación y desde la facetas del trabajo forense y de investigación policial hasta la protección de la población civil, la comunicación pública o la coordinación internacional.
Con todo, ha valorado que el nuevo modelo de seguridad nuclear desarrollado se basa en la constitución de grupos de respuesta con capacidades reforzadas, ubicados de modo permanente en el interior de las centrales nucleares, cuya misión es la prevención, neutralización y respuesta ante supuestos de ataque o intrusión.
También ha añadido que este modelo se basa en la combinación de seguridad pública con la privada. Es decir, la seguridad privada asume el control de acceso a la central y su vigilancia y la seguridad pública mediante las Unidades de Protección de Instalaciones Nucleares es la que actúa como unidad de respuesta en el caso de que se produzca un ataque y que, de forma inminente, se ubicarán en todas las centrales nucleares de España.
Además, ha recordado que el Real Decreto aprobado en diciembre de 2015 establece que las centrales nucleares tendrán que contar con un registro de personal.