Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Gore defiende la "voluntad global" para luchar contra el cambio climático

El ex vicepresidente de EE.UU., Al Gore, habla sobre la importancia del Amazonas para detener el Cambio Climático, durante el Foro Internacional de Sustentabilidad, realizado en la ciudad de Manaos (Brasil). EFEtelecinco.es
El ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore defendió hoy la necesidad de que los países del mundo, desarrollados y en vías de desarrollo, superen sus diferencias y se unan para luchar contra el cambio climático
"El acuerdo mundial (para luchar contra el cambio climático) debe movernos hacia una nueva política global, que nos permita conseguir cosas todos juntos", declaró el ex mandatario en el Foro Internacional de Sostenibilidad de la Amazonía que se celebra hoy y mañana en Manaos.
Gore señaló la importancia de hacer un "esfuerzo" mundial para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.
En ese sentido, el premio Nobel de la Paz insistió en la necesidad de conseguir un acuerdo unánime en la próxima cumbre sobre el cambio climático, el próximo mes de diciembre en México, después del fracaso de las negociaciones en Copenhague a finales de 2009.
"La alternativa a un acuerdo en México es totalmente inaceptable", aseguró Gore, quien apuntó que el desafío del calentamiento global también debe servir para crear una "voluntad global".
"Nunca una generación había tenido tanta responsabilidad: el futuro de las próximas generaciones depende de las decisiones que tomemos ahora", exclamó el político, que se ganó el auditorio del Foro con sus dotes de orador.
El político divirtió a la audiencia al presentarse a sí mismo como "el eterno futuro presidente de Estados Unidos" y, tras las risas del público, espetó: "a mí no me hace ninguna gracia".
El autor de "Una verdad incómoda", documental que retrata los efectos y consecuencias del calentamiento global, reveló que cada día se vierten 90 toneladas de CO2 a la atmósfera, 30 de las cuales van al mar y contaminan los sistemas oceánicos.
"La atmósfera de la Tierra es el elemento más débil de todo el sistema terrestre: es tan fina que, yendo en coche, tan solo tardaríamos unos minutos en atravesarla", explicó.
Así, Gore advirtió sobre los cambios producidos por el hombre y sus actividades durante los últimos cien años y sus repercusiones, como es el caso de desastres climatológicos y naturales que cada vez son más frecuentes.
Respecto a la Amazonia, describió la reserva verde como un "increíble tesoro" que garantizará el futuro de Brasil si el Gobierno del país es capaz de preservarla.
El ex vicepresidente aseguró que, a lo largo de los últimos años, Brasil ha demostrado su liderazgo en el ámbito de la preservación ecológica o mediante el desarrollo de biocombustibles.
Igualmente, destacó la "riqueza inigualable" de la selva amazónica y señaló la ventaja de sus recursos naturales: desde curas para enfermedades, a productos comestibles y nuevos materiales.
"Todo lo que la gente no puede hacer, la naturaleza hace miles de años que lo produce", comentó Gore, quien indicó que los científicos que analizan el Amazonas también estudian técnicas ancestrales de las tribus nativas para mantener la tierra más limpia y cultivable.
Además, elogió las políticas económicas que pretenden conciliar la industria con el medio ambiente, y puso la ciudad de Manaos como ejemplo.
A pesar de las políticas aplicadas por el Gobierno del estado brasileño de Amazonas, del cual es capital Manaos, para preservar la región, el ciclo del río más caudaloso del planeta también fue afectado por el deshielo del polo Norte y por una temporada de grave sequía en 2005.
En ese sentido, volvió a insistir sobre la necesidad de actuar pronto y con rapidez, y criticó la tendencia "resultadista" extendida durante las últimas décadas por empresas, políticos y medios de comunicación.
"Querer obtener resultados a corto plazo ha afectado nuestra manera de ver el cambio climático: invertir en el futuro es invertir a largo plazo", concluyó Gore, quien aplaudió el papel de los más jóvenes en este nuevo desafío.