Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Granada prohíbe la prostitución en la calle

El documento considera una infracción muy grave el "ofrecimiento, solicitud, negociación y aceptación de servicios sexuales" a menos de 200 metros de las zonas residenciales, centros educativos, comerciales y empresariales.
Si esta práctica se realiza fuera de este perímetro, las sanciones serán leves y oscilarán entre 1 y 750 euros, tanto para clientes como para prostitutas, aunque en el caso de estas últimas, el dinero se destinará a programas sociales.
Los agentes de la Policía Local de Granada ya comenzaron a informar a clientes y prostitutas sobre la entrada en vigor de la ordenanza desde mediados del mes de octubre. Con esta norma Granda se suma a las iniciativas de otras ciudades como Barcelona que promulgó la llamada ordenanza de civismo que prohibió los "hostales-meublés".
Sin embargo, esto no solucionó el problema de la prostitución y reabrió el debate al publicarse unas imágenes de contenido sexual en algunos medios tomadas en el mercado de la Boquería.
Los vecinos, "esperanzados" con la ordenanza
Los vecinos de esta zona se han mostrado "esperanzados" con la inminente entrada en vigor de la ordenanza, ya que "al menos" servirá para que la Policía les haga "más caso", además de que los agentes contarán con un nuevo instrumento para actuar contra los clientes que estacionan sus coches en la zona, puesto que hasta ahora "no podían hacer nada".
Además, se prohíbe la mendicidad "insistente o agresiva" y la utilización de menores como reclamo, aunque en este caso las sanciones que puedan imponerse serán sustituidas por sesiones de atención individualizada con los servicios sociales o cursos.
La limpieza de los parabrisas de los coches detenidos en los semáforos y la realización de actividades que puedan obstruir el tráfico rodado también serán sancionadas y entre estas últimas se encuentran las tradicionales actuaciones de artistas callejeros en los pasos de cebra.
De hecho, mimos, cantantes y demás artistas deberán contar con un permiso municipal para realizar su actividad.
El reglamento también prohíbe hacer pintadas en cualquier elemento del espacio público, siendo los padres o tutores los responsables subsidiarios de las infracciones. Las multas oscilarán entre los 751 y 1.500 euros. Sí se realizan en monumentos se incurrirá en una infracción muy grave que conllevará una sanción de hasta 3.000 euros.