Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace pide al CSN que aclare si centrales españolas tienen elementos defectuosos fabricados por Areva

Areva emitirá un estudio preliminar antes del 31 de mayo y dice que las anomalías detectadas no cuestionan la integridad mecánica de las piezas
Greenpeace ha pedido al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) que aclare si las centrales nucleares de Ascó y de Almaraz tienen elementos defectuosos fabricados por la empresa francesa Areva, después de que esta haya reconocido que ha falsificado datos de seguridad de 400 componentes instalados en centrales nucleares de todo el mundo.
El 26 de abril Areva informó a la ASN, la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia (equivalente al CSN) que tras registrar la producción de su filial Le Creusot Forja se habían identificado 400 irregularidades en componentes producidos desde 1965.
La ONG "teme que algunos de esos componentes" puedan estar en España, ya que Areva ha admitido haber reemplazado los generadores de vapor de las centrales nucleares de Almaraz y Ascó. Sin embargo, señala que "no está claro" que estos reactores hayan recibido alguno de estos elementos defectuosos.
Las irregularidades son "inconsistencias, modificaciones u omisiones en los archivos de producción, en relación con los parámetros de fabricación o resultados de las pruebas". Areva ha confirmado que los registros han sido falsificados y que de los 400 componentes alterados 50 están instalados en centrales nucleares francesas, sin embargo se desconoce el paradero de los otros 350.
En una carta remitida al CSN, Greenpeace reclama al regulador que aclare "públicamente y con urgencia" si ha tiene información en este sentido de modo que estas dos plantas podrían estar incumpliendo los estándares de calidad establecidos. También solicita al CSN que emita una lista de todos los componentes procedentes de Areva Le Creusot instalados en España.
Para la responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, Raquel Montón, la seguridad nuclear "no ocurre por la mera existencia del CSN sino porque ese organismo debe trabajar para hacer cumplir sin excusas todos los requerimientos de seguridad en todo momento".
Por su parte, en declaraciones a Europa Press, fuentes de Areva España han confirmado que antes del 31 de mayo emitirá un informe de progreso, tras la auditoría de calidad lanzada a finales de 2015 en las unidades de fabricación de Areva en Francia, que aún "continúa". En todo caso, asegura que en esta etapa preliminar no se han establecido informaciones que pongan en cuestión la integridad mecánica de las piezas.
En concreto, señala que en la auditoría a la fábrica de Creusot, se han puesto en evidencia "anomalías" que en la actualidad "están siendo caracterizadas" en el seguimiento de las fabricaciones. Asimismo, la empresa afirma que esta fase de caracterización del impacto eventual sobre la calidad de las piezas continuará en las próximas semanas.
Igualmente, ha agregan que se ha puesto en marcha un proceso de información e intercambios de documentos en el que se asocia a la ASN. De acuerdo con los resultados de la auditoría, estas "anomalías" son fruto de "acciones pasadas" y que la organización de modos de funcionamiento actuales "no permiten hoy estos tipos de anomalías".
En todo caso, subraya que para la caracterización de estos hallazgos un comité técnico se ha puesto en marcha, en relación con la empresa eléctrica francesa EDF.