Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace pide al nuevo Congreso que paralice una reapertura de la central y priorice el medioambiente

Greenpeace ha solicitado a las nuevas formaciones que conforman el Congreso de los Diputados en esta XI Legislatura que "soliciten con urgencia al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) la paralización del proceso de renovación de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña" hasta la conformación del nuevo gobierno, además de que prioricen el medio ambiente en la actividad parlamentaria.
Según recuerda la organización ecologista, el Pleno del CSN debate este miércoles "informes relacionados con la reapertura de Garoña", cuando se trata de un organismo regulador que rinde cuentas de sus actividades al Congreso y al Senado.
"El nuevo Parlamento está compuesto por una mayoría que no quiere dar nuevas licencias a las viejas centrales, en concreto 178 de los diputados se comprometieron a cerrar Garoña", señala la organización ecologista.
Desde diciembre de 2014 existe un acuerdo parlamentario entre PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), PNV, ERC, Coalición Canaria-Nueva Canarias, Amaiur, BNG, Geroa Bai y Equo, en el que se comprometían a clausurar la planta atómica burgalesa en cuanto cambiase la mayoría parlamentaria.
"Esta decisión no tiene en cuenta al nuevo Parlamento. Hay que recordar que el CSN ha de estar bajo el control del Parlamento español y que la mayoría de los nuevos diputados han manifestado un rechazo absoluto a la reapertura de la central nuclear. Sin embargo el PP, Iberdrola y Endesa se están frotando las manos", sostiene la responsable de campañas de Greenpeace España, María José Caballero.
"SEGUIR LAS LÍNEAS VERDES"
Por otro lado, la organización ecologista ha solicitado a la nueva Cámara que siga las "líneas verdes" en la aprobación de iniciativas parlamentarias y de los acuerdos para formar gobierno "por el bien de la sociedad y del entorno".
Según defiende, la gestión ambiental tiene "importantes repercusiones sociales, económicas y sanitarias", y por ello sostiene que "hay que revertir el retroceso sufrido tras los últimos cuatro años de gobierno".
En este sentido, insta a los grupos parlamentarios del nuevo Congreso a que presenten iniciativas para que el derecho a un medio ambiente saludable sea un derecho fundamental en la Constitución.
Además, destaca que partidos como Ciudadanos, Podemos, PSOE o IU recogían en sus programas electorales el compromiso de reforzar el derecho al medio ambiente.
En su opinión, los retos que debe afrontar el nuevo Parlamento son: el cambio climático; la pobreza energética y la muerte prematura de más de 30.000 personas por contaminación; más apoyo a las renovables; la eliminación de las trabas al autoconsumo energético y del llamado 'impuesto al Sol'; el abandono del uso del carbón; el fracking; reducir las emisiones de CO2; la derogación de la 'Ley Mordaza' y de la Ley de Costas; y del acuerdo de comercio e inversiones que se está negociando en secreto entre la CE y Estados Unidos, conocido como 'TTIP'.