Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Greenpeace reclama la "protección urgente" del Ártico ante el peor registro histórico de hielo invernal

Greenpeace ha reclamado la "protección urgente" del Ártico, al que califican de "valioso ecosistema", ante el registro de hielo marino de 2016, que alcanza su mínimo invernal histórico, con una extensión promedia de 14,52 millones de kilómetros cuadrados, por debajo de ya su mínimo histórico de 2015, que fue de 14,54 millones.
Estos son los datos que ha anunciado el Centro Nacional Norteamericano de Datos de Nieve y Hielo (dependiente de la NASA), que monitoriza el estado de la capa de hielo del Ártico y que registra los últimos 37 años de datos satelitales.
"Con este récord es aún más increíble que empresas petroleras y pesqueras busquen este extremo del planeta que permanece relativamente aislado de la presión humana para incrementar las actividades industriales", ha declarado la responsable de la campaña 'Salvar el Ártico' de Greenpeace, Pilar Marcos. Para Greenpeace, el Ártico está experimentando un cambio profundo debido a la quema de combustibles fósiles, y al desaparecer la capa de hielo se abren posibilidades de perforación para la industria del petróleo.
La organización ecologista recuerda además que 2015 ha sido el año más caluroso jamás registrado desde la era preindustrial. Según el NSIDC, este invierno, entre diciembre y enero, la media de temperaturas han sido de dos a seis grados por encima de la media en casi todas las regiones árticas.
EL ÁRTICO EN LA AGENDA POLÍTICA
Tal y como recuerda Greenpeace, gobiernos de todo el mundo se reúnen esta semana en Nueva York para que Naciones Unidas desarrolle un nuevo tratado que desarrolle la protección de las aguas internacionales, como las que rodean el polo norte del planeta.
En este sentido, los países europeos con presencia en OSPAR (organismo de cooperación internacional para la protección del medio marino del Atlántico Nordeste) tienen la posibilidad de ponerse a la vanguardia de la protección de este océano durante la reunión anual que sus 15 países miembros celebrarán en España del 20 al 24 de junio.
Durante el encuentro se tomará la decisión sobre crear un área marina protegida que abarcaría casi el 10% de las aguas internacionales del océano. Por este motivo, Greenpeace demanda que todas las aguas internacionales del Ártico sean protegidas, creando un Santuario que impida a las petroleras buscar petróleo en estas aguas.
"Siete millones y medio de personas reclaman la creación de un Santuario en el Ártico, con los datos de la NASA, su protección debería ser un catalizador para que en el marco de Naciones Unidas se proteja sus aguas internacionales", ha concluido Pilar Marcos.