Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los presos de Guantánamo tendrán permiso de residencia y de trabajo en España

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que los presos del centro de detención norteamericano de Guantánamo (Cuba) que sean acogidos por España vivirán "de forma absolutamente ajustada a derecho, con un permiso de residencia y con la posibilidad de trabajar".
El titular de Interior ha respondido así en el pleno del Senado a una pregunta del parlamentario del PP Agustín Conde sobre la situación legal, jurisdiccional y policial en la que los presos que lleguen a España, que según anunció el pasado día 15 el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, podrían ser cinco.
Rubalcaba ha dicho que el Gobierno español ha trabajado con el norteamericano en la selección de esas personas y que han acordado que deben cumplir varios requisitos, como no tener causas pendientes ni en los Estados Unidos, ni en España ni en el resto de los países de la Unión Europea y carecer de posibilidades de regresar a su países de origen "por razones básicamente políticas".
Conde ha insistido en conocer cuál será el régimen jurídico bajo el que se les permita vivir en España y ha recordado al ministro que la ley no permite someter a medidas de vigilancia a personas que no están sujetas a procedimientos penales.
El ministro le ha respondido que la Ley de Extranjería "permite resolver problemas como éstos" y ha dicho: "Vivirán en España de forma absolutamente ajustada a derecho, con un permiso de residencia y con la posibilidad de trabajar y, naturalmente, en todo caso garantizaremos la seguridad del conjunto de los españoles".
Rubalcaba ha enmarcado la acogida de esos presos por parte de España en el compromiso adquirido para cerrar una prisión "con la que los europeos, y los españoles en particular, nunca estuvimos de acuerdo".