Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardia Civil detiene en Murica al conductor de un camión por poner en riesgo la circulación con el derrame de purines

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha detenido al conductor de un vehículo articulado involucrado en un incidente ocurrido en la mañana del día 9 de octubre, en la autovía A-7 a su paso por Murcia, en el que resultaron afectados los dos carriles de la circulación sentido Almería, por el derrame de grandes cantidades de purines y estiércol, un hecho que ocasionó el bloqueo del resto de usuarios que circulaban por la autovía.
Al detenido, presunto responsable del vertido, se le atribuye un delito contra la seguridad vial, por ausentarse del lugar sin adoptar las medidas necesarias para restablecer la circulación, lo que causó un grave riesgo para la circulación del tráfico rodado, según han informado fuentes de la Benemérita en comunicado de prensa.
El operativo de la Benemérita se inició cuando la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Murcia recibió el aviso del derrame, en el km. 563 de la autovía A-7 a su paso por Murcia, de gran cantidad de residuos semi-líquidos procedentes de un vehículo articulado, cuyo conductor se ausentó del lugar.
Los motoristas de Tráfico desplazados al punto del incidente comprobaron que a causa del citado derrame se había producido el deslizamiento de varios vehículos, así como la retención de la circulación en ambos carriles de la autovía con dirección a Almería.
Las primeras labores se centraron en desplegar un dispositivo dirigido a la regulación del tráfico, en tanto se procedía, con el apoyo de los servicios de conservación y mantenimiento de carreteras del Ministerio de Fomento, a la retirada de los vertidos altamente deslizantes que obstaculizaban la circulación.
Debido a la alta densidad de tráfico a esas horas, se ocasionaron graves retenciones que se prolongaron durante tres horas y llegaron a alcanzar los 14 kilómetros de circulación lenta.
Simultáneamente a las labores de regulación del tráfico, la Guardia Civil inició una investigación dirigida a identificación del conductor del vehículo que había ocasionado este incidente.
Esta investigación resultó positiva con la localización en un polígono industrial de la localidad de Molina de Segura, poco tiempo después, del vehículo implicado en los hechos, así como de su conductor, según las mismas fuentes.
Al arrestado, un varón de 43 años y vecino de Librilla, se le atribuye la presunta autoría de delito contra la seguridad vial, como responsable de un incidente que ocasionó un grave riesgo para el resto de usuarios, al marcharse del lugar y no adoptar las medidas necesarias para restablecer la circulación.
Este delito se encuentra recogido en el artículo 385 del Código Penal y puede ser castigado con penas que van desde la prisión de 6 meses a dos años o multa de 12 a 24 y trabajos en beneficio de la comunidad de 10 a 40 días.
El detenido y las diligencias instruidas han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Murcia.