Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil decomisa más de medio centenar de aves fringílidas capturadas furtivamente en San Javier (Murcia)

Los presuntos infractores habían sido denunciados, en otras ocasiones, por la comisión de los mismos hechos
La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación 'Pardillos', ha decomisado un total de 57 ejemplares de aves fringílidas, 39 de ellas pardillos y las 18 restantes jilgueros, en el municipio de El Mirador-San Javier y ha denunciado a los dos presuntos furtivos que han sido sorprendidos mientras las capturaban, estando activado el periodo de veda.
Además de los especímenes decomisados, el SEPRONA se ha incautado de los útiles empleados para su captura tales como redes, cuerdas y anclajes, así como también de las propias jaulas donde los mantenían cautivos, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.
Las actuaciones se han llevado a cabo en el ámbito del 'Plan para el control de la captura, la tenencia y el comercio ilegal de aves fringílidas' establecido por la Guardia Civil, después de que efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) hayan sorprendido, en el municipio de El Mirador- San Javier, a dos personas capturando, de forma furtiva, ejemplares de aves fríngilidas.
Alguno de estos animales se encontraban hacinados, en pésimas condiciones, en jaulas dispuestas para su traslado, mientras que otros han sido hallados dentro de la red con la que habían sido capturados. De hecho, a pesar de la rápida actuación de los guardias civiles para el traslado de las aves hasta el Centro de Recuperación de Aves Silvestres 'El Valle', sito en La Alberca-Murcia, cuatro de los especímenes han llegado muertos a su destino.
La captura de estas especies se encuentra regulada en la Ley 42/207, de 13 de diciembre, del Patrimonio Cultural y la Biodiversidad y en la Ley 7/1995, de 21 de abril, de Fauna Silvestre de la Región de Murcia, y su captura y tenencia requiere de autorizaciones administrativas excepcionales.
La captura en estado silvestre de este tipo de aves para su adiestramiento al canto es una práctica cultural tradicional en la Región de Murcia que, según la normativa de aplicación, debe llevarse a cabo en condiciones estrictamente controladas y de un modo selectivo para garantizar la conservación de las especies.
Para ello se emplea un sistema de anillamientos y autorizaciones expedidas por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comunidad Autónoma, organismo ante el que han sido denunciados los presuntos autores del hecho, por varias infracciones a la normativa en materia de protección de la fauna silvestre, entre ellas la captura en época de veda y superando ampliamente el número de ejemplares permitidos.
La captura no autorizada, la venta, el traspaso y el comercio de las especies fringílidas están terminantemente prohibidos, según recuerda el Instituto Armado.