Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil de Segovia auxilia en el Puerto de la Quesera a un joven agotado y deshidratado

Agentes de la Guardia Civil de Segovia han auxiliado esta madrugada en la vertiente guadalajareña del Puerto de la Quesera a un hombre de 31 años, vecino de Madrid, que había salido a la montaña sin ropa adecuada para ello y permanecía agotado y deshidratado.
Fue el varón, con iniciales J.G.S, quien solicitó ayuda a través de una llamada al 112 al encontrarse muy cansado en la zona de La Quesera. Inmediatamente se envió al lugar a una Patrulla del Puesto de Riaza (Segovia), según han informado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la provincia.
Una vez en el Puerto, en la vertiente segoviana, no se pudo localizar a esta persona, pero sí su vehículo estacionado en el alto del mismo. Tras recorrer unos ocho kilómetros, ya en provincia de Guadalajara, sobre las 3.15 horas el joven fue localizado sentado en la cuneta, tapado con una capucha y encogido debido a las bajas temperaturas, la niebla y la lluvia, sin ropa adecuada para la montaña.
Los agentes pudieron confirmar que era la persona que había solicitado ayuda y que había salido a las 12.00 horas del día anterior. Había subido a pie al Pico del Lobo y bajado al Cardoso y Peñalba de la Sierra, localidades de la provincia de Guadalajara, y de nuevo había subido por la carretera hacia el Puerto de La Quesera, donde había dejado el vehículo.
Debido al cansancio y al frío, había sentido mareos, por lo que optó por sentarse y solicitar ayuda. La Patrulla evacuó al hombre al Centro de Salud de Riaza, donde la médico de guardia tuvo que salir a atender otra urgencia, por lo que se le trasladó al acuartelamiento de esta localidad y se le facilitaron alimentos calientes y ropa seca.
Una vez regresó el facultativo, el varón fue de nuevo trasladado al Centro de Salud de Riaza para su observación. Tras ser reconocido, fue desplazado al hospital de Aranda de Duero (Burgos) por deshidratación.