Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil desmantela una red internacional de tráfico de armas

Material incautado en una operación. EFE/Archivotelecinco.es
La Guardia Civil de Lugo ha desmantelado una red internacional de tráfico de armas entre España y Portugal en el marco de la "operación PPK", que ha supuesto la detención de cinco personas y la incautación de "un buen arsenal", la mayor parte armas de uso militar o policial.
Según informó hoy el sargento primero de la comandancia lucense, José Luís Raposo, el operativo se inició el pasado mes de agosto a raíz de unas operaciones en el marco del narcotráfico en Galicia, cuando se detectó la presencia de quien los investigadores consideraron que podía ser un proveedor de armas a una red de narcotraficantes.
A partir de ahí se inició la investigación en la que participaron el Equipo de Delincuencia Organizad (EDOA) de Lugo, en colaboración con el Equipo del Crimen Organizado de Galicia (ECO) y, al mismo tiempo, solicitaron colaboración de la Policía Judiciaria Portuguesa, al existir constancia de vinculación con personas dedicadas al tráfico de armas en Portugal.
En abril, la Policía Judiciaria de Portugal detuvo a 3 personas y se cerró la operación en España el pasado día 4, cuando fue intervino un fusil de asalto modelo AK47 y un fusil usado habitualmente por el ejército suizo.
Una vez concretadas estas detenciones se realizaron distintos registros en Lugo capital e inmediaciones, lo que sirvió para intervenir un "número elevado" de armas cortas.
Básicamente, explicó el sargento, se trata de armas que en un momento determinado fueron inutilizadas y que luego se recuperan rehabilitando "partes esenciales" del armamento, a través de la parte de la red que estaba ubicada en Portugal, quienes tenían antecedentes policiales por tráfico de armas.
La persona que está considerado como cabecilla de la organización ha sido ingresada en el centro penitenciario de Bonxe (Lugo), en tanto que el otro lucense detenido quedó en libertad con cargos.
Durante la operación se realizaron varios registros incluso en lugares que no son habituales de residencia y que estaban ubicados en la zona rural de Lugo, en los que los detenidos no eran titulares de los inmuebles.
La Guardia Civil considera que el centro de distribución de armas en Galicia estaba en Lugo, aunque las detenciones se practicaron en Meis (Pontevedra), donde los investigadores dieron con J.R.C. de 55 años, y A.P.F., de 40 años, ambos vecinos de Lugo.
En el transcurso de la operación y los 4 registros domiciliarios que se practicaron fueron intervenidos dos fusiles de asalto, 16 armas cortas, 2 rifles de caza, 15 cañones de armas y otras piezas, así como 500 cartuchos de distintos calibres.