Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil desmantela una banda que introducía hachís en aviones

Un negocio bien montado y con alas. La Guardia Civil ha detenido a un piloto de aerolíneas comerciales junto a toda su banda, acusados por introducir hachís desde África. Los arrestados utilizaban aviones y avionetas para traer la droga a España. En la operación 'Ládano' han sido detenidas 11 personas, según fuentes del Ministerio del Interior.
El operativo, iniciado en noviembre 2007, se desarrolló en Sevilla, Cádiz, Huelva y Madrid y ha demostrado que los narcotraficantes disponían de aviones y avionetas, y utilizaba aeródromos y pistas forestales de la provincia de Huelva para descargar su mercancía.
Tras las primeras pesquisas fueron detenidos tres españoles y dos franceses, con edades comprendidas entre los 30 y los 40 años, a los que se les incautó 400 kilos de hachís introducidos por vía aérea por esta organización criminal.
Poco después se desmanteló el laboratorio de la banda, donde sus integrantes molían la droga y, más tarde, la mezclaban con productos químicos para hacerla indetectable ante los controles policiales.
Al parecer, este grupo de 'narcos' se disponía a introducir cocaína en España, empleando las mismas rutas que las que utilizaba con el hachís, y para ello, habría adquirido nuevas aeronaves de "gran potencia".
Los investigadores han detectado en los últimos años que los clanes de la cocaína están utilizando las rutas y las infraestructura de los traficantes de hachís para hacer llegar el 'polvo blanco' a Europa tras desembarcarlo en la costa africana.
En la operación, los agentes se han incautado de una avioneta King Air, un avión Pipper Navajo y un avión Cessna 206, intervenidos en el aeródromo de Trebujena (Cádiz), además de tres avionetas Cessna, intervenidas en el aeródromo de Evora (Portugal). Además de 16 vehículos de alta gama, cuatro motocicletas de gran cilindrada, 210.000 euros, 1660 dólares, 250.000 pesos colombianos, y otro material, como joyas, material informático, teléfonos móviles o varios GPS.
ZA