Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil debe unirse a la investigación del caso Marta del Castillo

Antonio, padre de Marta del Castillo: Foto: Archivo.telecinco.es
José Joaquín Gallardo, decano del Colegio de Abogados de Sevilla, cree necesario que la Guardia Civil efectúe una "investigación complementaria, para agotar todas las posibilidades" en la búsqueda de Marta del Castillo. A pesar de esta opinión, aparentemente contraria al trabajo de la Policía Nacional, no quiere cuestionar el trabajo de la Policía.
También ha pedido la destrucción de las grabaciones efectuadas a los abogados defensores en los locutorios penitenciarios, porque "contaminan gravemente la instrucción judicial".Estas unidades, a su juicio, deben intervenir "conjuntamente con el Cuerpo Nacional de Policía en la dificultosa búsqueda del cadáver de Marta y el definitivo esclarecimiento de los hechos".
Según Gallardo, "habiendo resultado infructuosos los numerosos y costosos recursos hasta ahora desplegados en la búsqueda de los restos de la menor, no sería lógico concluir la investigación sin antes recabar la colaboración de investigadores expertos de la Guardia Civil, a modo de segunda opinión y sin que ello suponga cuestionar el ímprobo trabajo que realizan los funcionarios policiales".
En su opinión, estas grabaciones "afectan al núcleo esencial del derecho de defensa y al secreto profesional consustancial a las conversaciones de toda persona con su abogado."
José Joaquín Gallardo ha estimado acertada tanto la petición de nulidad que ha formulado la defensa del homicida confeso, M.C., como la adhesión a esa petición de la acusación particular que ejercen los padres de Marta, ya que "es claro que esas grabaciones contaminan gravemente el sumario y ponen en riesgo la validez de una instrucción ya de por sí compleja, delicada y sumamente dificultosa".
El decano agrega que le consta "la loable y humanitaria intencionalidad de esas escuchas, que era exclusivamente encontrar el cuerpo de Marta", pero, no habiéndose logrado, esas grabaciones han de ser destruidas, siquiera sea por "nulidad sobrevenida" al infringir el derecho de defensa y atentar contra el principio procesal básico de igualdad de armas entre las partes.
Agotar todas las vías
"Por elementales razones humanitarias, los padres y familiares de Marta tienen derecho a que se agoten todas las vías de investigación posibles para que puedan dar sepultura a su hija y pasar así una página más en el calvario de duelo que vienen padeciendo", ha añadido el decano sevillano.
También ha considerado que las grabaciones de conversaciones mantenidas por los detenidos con sus abogados defensores en los centros penitenciarios, están "viciadas de nulidad radical y deben destruirse para que no quede ningún rastro de ellas en las actuaciones".