Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Guardia Civil rescató a más de 1.500 personas en la montaña en 2015

El Servicio de Montaña de la Guardia Civil rescató a un total de 1.536 personas en España en las 920 intervenciones que realizó en 2015. A estas hay que sumarles las intervenciones que se realizaron en el extranjero con motivo del accidente sufrido por montañeros españoles en Marruecos o la colaboración con los servicios de emergencia de Nepal, cuando el país sufrió un fuerte terremoto durante el mes de abril y quedaron atrapados montañeros españoles, según ha informado el Ministerio del Interior.
La mayor parte de los rescatados (un total de 958) resultaron ilesos, aunque 502 fueron rescatados con heridas y 103 de los rescates se realizaron a personas fallecidas. Los accidentes más frecuentes son los que se producen durante actividades de senderismo, ascensos en terrenos abruptos o barranquismo, en los que pueden ocurrir tropiezos, extravíos o problemas físicos por parte de los montañeros.
"Los excursionistas que sobreestiman sus posibilidades a la hora de afrontar una actividad de alta montaña son los más accidentados, seguidos de los que carecen de experiencia y de los que no planifican la actividad", explican desde la Dirección General de la Guardia Civil, y cifran que la "sobreestimación" de las propias capacidades está presente en el 45% de los casos.
Las personas de 31 a 40 años conforman el grupo más numeroso de personas rescatadas (un total de 331), seguidas de los excursionistas de 19 de 30 años (301), y los de 41 a 50 años (283).
Además, un 16,4% de los accidentados eran extranjeros que acuden a España a realizar actividades de montaña, principalmente en el Pirineo Aragonés y Navarro pero también en la sierra de Tramontana de Mallorca. En total 260 personas extranjeras fueron rescatadas en la montaña a lo largo de 2015.
En cuanto a los rescates de montañeros españoles, la mayor parte de estas operaciones tuvo lugar en Aragón (43,9%), seguido de Andalucía (13,99%) y Baleares (12,69%).
PREVENIR ACCIDENTES
Los responsables del Servicio de Montaña de la Guardia Civil han subrayado la necesidad de tener la preparación adecuada para realizar actividades de montaña e insisten en que "se siguen afrontando actividades de montaña sin estar preparado para ello, sin ser conscientes de esa falta de preparación y planificación de la actividad".
También recomiendan no realizar excursiones en solitario e indican que el número mínimo ideal de compañeros es de, al menos, tres personas, o en parejas si tienen lugar en zonas con buena cobertura de teléfono móvil.
Por otra parte, han lamentado que en España "todavía no existe una cultura de contratación de guías para realizar actividades de montaña" y señalan que más de nueve de cada diez accidentados (el 93,49%) que han tenido que ser rescatados en la montaña iba sin guía titulado.
También han recordado que, en todo caso, cuando se va a realizar una actividad en la montaña es necesario, en primer lugar, conocer el terreno y tener conocimientos de primeros auxilios, además de llevar la batería del teléfono cargada, el material adecuado y comida de sobra. También han hecho hincapié en la necesidad de planificación, consultar la previsión meteorológica y avisar de la zona a la que se va a ir antes de salir.
EN CASO DE ACCIDENTE
Aún así, si se produce un incidente y es necesario dar aviso a los grupos de rescate, recuerdan que hay que explicar qué, cuando y dónde ha ocurrido, el estado en que se encuentra la víctima, la situación meteorológica y los números de teléfono de las personas que se encuentran con la víctima.
Además, hay que prestar los primeros auxilios básicos a la víctima y, en caso de que se vaya a precisar el helicóptero de rescate, despejar la zona de objetos que puedan salir volando y engancharse al rotor del aparato.