Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un menor de 14 años de Guinea Konakry es abandonado en el doble fondo de un coche en Melilla

Un menor inmigrante de origen subsahariano ha sido acogido por la Ciudad Autónoma después de que fuera abandonado en Melilla en el doble fondo de un vehículo por parte de un "traficante de personas" que, tras cruzar la frontera de Farhana y dejar estacionado el coche en una carretera cercana, se sospecha que huyó a pie hacia Marruecos aunque tampoco se descarta que sea residente en la ciudad española. Los gritos de socorro del menor permitieron su rescate.
Según han informado este lunes a Europa Press fuentes policiales, se trata de un adolescente de 14 años de edad que dice proceder de Guinea Konakry, que habla francés y fue hallado por la Guardia Civil "al ser advertida de los gritos de socorro de una persona desde un coche".
Los agentes del Instituto Armado le rescataron del "escondrijo" que "las mafias de la inmigración" fabricaron en el doble fondo de un automóvil, han añadido.
Tras informar a la Policía Nacional para el correspondiente expediente en aplicación de la Ley de Extranjería y del Menor, este cuerpo tramitó el oficio para su ingreso en un Centro de Acogida de Menores, el del Fuerte de la Purísima, ya que accedió sin sus padres y por tanto no podía ser llevado al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).
"El menor se encuentra en buen estado de salud", han precisado las citadas fuentes, quienes han remarcado que "el vehículo lo localizó la Guardia Civil ya pasado el control de Farhana y sin su conductor en el interior".
"Por lo visto el niño llevaba unos meses en el monte Gurugú (Marruecos) antes de que consiguiera entrar en Melilla en el doble fondo de un coche", han indicado por último dichas fuentes policiales.