Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El HM CIEC implanta por primera en España un dispositivo que restablece el ritmo de la respiración en apnea del sueño

Médicos especialistas del Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares HM CIEC, dirigido por el doctor Jesús Almendral y ubicado en el Hospital Universitario HM Montepríncipe de Madrid, han llevado a cabo el primer implante de un estimulador del nervio frénico para pacientes con apnea central del sueño que se realiza en España.
Se trata de una enfermedad en la que la respiración se detiene durante 10 segundos o más durante el sueño, lo que provoca que se detenga la llegada de oxígeno al cerebro y a otras partes del cuerpo. Los datos más recientes sugieren que hasta el uno por ciento de la población padece esta enfermedad aunque son muy pocos los que están diagnosticados.
"Esto es debido a que el cerebro no envía las señales adecuadas a los músculos de la respiración, de ahí el nombre de central pues hace referencia al origen de la misma. Los pacientes que padecen este tipo de apnea del sueño tienen un riesgo elevado de padecer arritmias cardiacas, de ahí la importancia de su diagnóstico y tratamiento, pues son estas arritmias las que pueden provocar la muerte del paciente. Esta situación es más complicada para pacientes con enfermedades cardiacas pues recientemente, los tratamientos clásicos con ventilación no invasiva no han conseguido la reducción de la mortalidad", ha explicado el jefe del servicio de Arritmología y Electrofisiología Cardiaca, Eduardo Castellanos, y que fue el que lideró el procedimiento el pasado 27 de mayo.
Ahora bien, prosigue, más allá del efecto cardiaco, "siempre atemorizante", la apnea central del sueño puede provocar otras consecuencias que afectan a la calidad de vida tales como un empeoramiento general de la salud y la vitalidad, dolores de cabeza matutinos, tendencia al sueño durante el día, depresión y menor capacidad para relacionarse socialmente.
PARECIDO A UN MARCAPASOS
Hasta ahora, se utilizaban tratamientos que, siendo útiles para otras enfermedades cardiacas como la insuficiencia cardiaca, se veía que podían tener un efecto positivo sobre la apnea central. Sin embargo, las medicinas no han demostrado ser seguras y eficaces a largo plazo, sobre todo en pacientes con insuficiencia cardiaca.
En otras ocasiones se emplean "aparatosas" mascarillas que rodeando la cabeza del paciente inyectan aire con presión muy elevada. Estos dispositivos pueden ser incluso "perjudiciales" en pacientes con insuficiencia cardiaca, tal y como se ha demostrado recientemente. Además, los aparatos de presión positiva de aire provocan un "fuerte rechazo" entre los familiares que comparten noche con el paciente por el importante ruido que producen.
En este sentido, el dispositivo implantado en HM CIEC, parecido a un marcapasos, envía pequeños impulsos eléctricos a un nervio que cruza el pecho del paciente (el nervio frénico). Este nervio es el que mueve de forma natural el diafragma por lo que cuando este marcapasos lo activa, hace que el diafragma se mueva y restaure la respiración natural. Está compuesto por un generador y unos cables pequeños y finos que se colocan bajo la piel en la zona superior del pecho del paciente.
"La implantación dura unas 2 horas y se lleva a cabo bajo anestesia local. Normalmente, en un día el paciente es dado de alta aunque como todo, esto último, depende de la salud general del paciente, de cómo tolere el procedimiento y del tiempo que tarde en recuperarse. Es muy importante que el equipo que realice el procedimiento tenga mucha experiencia en implantar dispositivos para el corazón sobre todo en terapia de resincronización cardiaca, indicada para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca", ha explicado Castellanos.
Este dispositivo, prosigue, supone una "nueva y única" forma de restablecer los patrones respiratorios normales en los pacientes con apnea central. Está diseñado para que, una vez activado, requiera una "mínima" atención por parte del paciente, ya que funciona automáticamente según la necesidad.