Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HM Sanchinarro realiza por primera vez en España una perfusión quimioterápica regional de pierna vascularmente aislada

Especialistas del Hospital HM Universitario Sanchinarro han realizado por primera vez en España un procedimiento de perfusión quimioterápica regional de extremidad vascularmente aislada, con una modificación técnica del gran importancia a un paciente que presentaba metástasis en tránsito de melanoma localizado en extremidad inferior no tributaria de tratamiento quirúrgico.
En la intervención han participado especialistas de este hospital, tales como los médicos del Servicio de Cirugía General, los doctores Emilio Vicente, Yolanda Quijano, Sergio Olivares, Hipólito Durán, Isabel Fabra, Eduardo Díaz, Catalina Oliva y Ricardo Carusso; del Servicio de Anestesia, los doctores Juan Antonio M. Román, Carlos Corbacho, Zaira Lozano, Miguel Rodríguez; y del Servicio de Medicina Nuclear, la doctora Lina García Cañamaque.
Por su parte, también han participado el miembro del Servicio de Oncología, el doctor Juan Francisco Rodríguez; los de la Unidad de Perfusión, los doctores Miguel A. Villar e Itziar Urbina; y del Servicio de Medicina Intensiva, los doctores Luis Córdoba, Orville Baez, Virginia Grando, Begoña Morato, Jose Gallardo y Bachar Waez.
De este modo, Vicente y Quijano han señalado que la técnica empleada es un procedimiento terapéutico con un elevado nivel de complejidad y que "su coste resulta igualmente muy alto, no sólo por los recursos técnicos empleados, sino por el importante número de profesionales necesarios para el desarrollo del procedimiento".
La perfusión quimioterápica regional de extremidades vascularmente aisladas consiste en la administración de un agente quimioterápico en dosis elevadas en un área anatómica determinada --extremidades superiores o inferiores-- afectada por lesiones neoplásicas no tributarias de tratamiento quirúrgico, evitando de esta forma la toxicidad relacionada con la administración sistémica del citostático, ha señalado el hospital.
Ambos doctores han apuntado que "bajo anestesia general se efectúa la disección de la arteria y vena principales de la extremidad afectada para su posterior conexión a un sistema de circulación extracorpórea oxigenado" y que, en este caso, "se efectuó la canalización de arteria y vena femoral".
En cuanto al régimen de temperatura bajo el que se realiza la técnica, la perfusión a temperaturas elevadas ha demostrado mejorar la liberación del quimioterápico en los tejidos y su captación por las células neoplásicas. También han indicado que se efectúan ciclos de perfusión bajo hipertermia ligera (entre 39 y 40ºC), independientemente del fármaco administrado. Por último, han apuntado que en tanto que la temperatura de perfusión es un factor de toxicidad regional, las condiciones de temperatura alcanzadas son cuidadosamente monitorizadas durante la intervención.
Otro aspecto de máximo interés durante el procedimiento es el control de fugas de los quimioterápicos perfundidos más allá del circuito de perfusión, donde los doctores han afirmado que para obtener un control de fugas adecuado "se inyecta en el circuito de perfusión un radiotrazador --iodo131 o Tc99-- cuya fuga hacia la circulación sistémica es detectada mediante una gammacámara localizada a nivel pre esternal".
"Este tipo de procedimiento se presenta como una alternativa terapéutica para pacientes con metástasis en tránsito de melanoma localizado en extremidad superior o inferior, y sarcoma de partes blandas localmente avanzado no tributarios de tratamiento quirúrgico, y en los que otras opciones como la cirugía, quimioterapia sistémica o la radioterapia no ofrecen resultados favorables", han explicado estos doctores, quienes han añadido que el procedimiento evita "la importante toxicidad asociada a regímenes de quimioterapia sistémica".
La novedad incorporada para la realización de este procedimiento es la realización del mismo con un sistema cerrado con bomba centrífuga, utilizando un circuito derivado del ECMO pediátrico (asistencia de larga duración con oxigenador de membrana), tal y como han explicado los dos médicos.
Algunas de las ventaajs de este sistema son el acceso vascular mínimamente invasivo, la miniaturización del sistema, el intercambio y mantenimiento del calor del miembro más rápido, continuo y eficiente y la perfusión con bomba centrífuga, que aunque encarece algo el procedimiento, ofrece ventajas indudables como que evita la sobrepresión de perfusión y que no es dependiente de la gravedad.
Por último, Vicente y Quijano han señalado algunos de los requisitos tecnológicos que se necesitan para efectuar la perfusión quimioterápica. "El medio físico de realización de la técnica es un quirófano con la dotación habitual para la práctica de cirugía cardiovascular, incluido el sistema de circulación extracorpórea. También se precisa de material específico, como dispositivos de calentamiento de extremidad y gammacámaras para detección de radioisótopos circulantes", han concluido.