Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HazteOir.org recoge más de 43.000 firmas para pedir al Gobierno y a los líderes mundiales el "fin del genocidio" en Irak

La plataforma HazteOir.org ha recogido más de 43.000 firmas mediante una campaña para pedir al Gobierno español, al de la UE, a los países que forman parte de la ONU y a la Liga Árabe que "reaccionen" ante los actos del Estado Islámico en Irak y "procuren el fin del genocidio" en la región.
La plataforma ha asegurado que la "amenaza yihadista" del Estado Islámico "se cierne ya sobre España y sobre toda Europa" y ha recordado que, de acuerdo con las estimaciones de los servicios de inteligencia europeos, en torno a 2.000 personas han partido desde los países de la UE a combatir en "organizaciones terroristas de corte yihadista".
Los autores de la petición, llevada a cabo en la página web de HazteOir.org (http://www.hazteoir.org/alerta/62244-frena-genocidio-religioso-oriente-proximo), lamentan en el texto que, a su juicio, "el Gobierno no hace nada, las instituciones internacionales apenas hacen nada y los ciudadanos casi no hacen nada" frente a los actos del grupo islamista suní en Irak y la persecución religiosa en Oriente Próximo, pese a la amenaza que --consideran-- supone para España y Europa.
"El genocidio practicado contra las minorías religiosas exige de usted una respuesta eficaz, urgente y contundente", reza el texto enviado por los suscriptores de la campaña al Ejecutivo español y a los líderes europeos, árabes y del resto del mundo y recuerda que la "pasividad" la "ineficacia" son "formas de complicidad con los genocidas".
La organización ha hecho público este mes el manifiesto 'Todos somos nazarenos', a través de su plataforma MasLibres.org, en el que asume un "compromiso" de apoyar a las víctimas de persecución religiosa y condena tanto la violencia y la "actividad criminal" del Estado Islámico como la "pasividad" de los gobiernos y autoridades de los países y organismos internacionales.