Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Herido un policía en Melilla tras intentar frenar una avalancha de porteadores marroquíes en la frontera

El delegado del Gobierno llama a la responsabilidad de los comerciantes de la frontera ante la protesta organizada para este viernes
Un policía nacional ha resultado herido este jueves al intentar frenar una avalancha de porteadores marroquíes en la frontera de Melilla. El agente ha tenido que ser operado de urgencia al sufrir una fractura proximal del segundo dedo de la mano izquierda.
Se trata de un miembro de la Unidad de Intervención Policial (UIP) con sede en Valencia, destinado en Melilla para reforzar a la plantilla de la Jefatura Superior de Policía de la ciudad española del Norte de África.
Según ha informado a Europa Press una portavoz de la Delegación del Gobierno, los hechos han ocurrido en el descampado cercano al antiguo Cuartel de Valenzuela, cuando un policía nacional resultó gravemente herido en una mano debido a una avalancha de porteadores.
Como consecuencia de la misma, el policía tuvo que ser intervenido de urgencia al sufrir la rotura de un dedo de la mano izquierda, aunque tras la operación ha sido dado de alta.
CONDENA DEL DELEGADO
Tras conocer el suceso, el delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha mostrado su "condena enérgicamente" a lo sucedido y ha reiterado su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que prestan servicio en los pasos fronterizos entre Melilla y Marruecos, y al tiempo que ha subrayado que seguirá trabajando para evitar que hechos así vuelvan a repetirse.
En tal sentido, el delegado del Gobierno ha advertido de "la irresponsabilidad grave que supone cualquier iniciativa tendente a complicar aún más un paso fronterizo ya de por sí suficientemente complicado en su gestión", dado el voluminoso tránsito de más de 30.000 personas y 8.000 vehículos a diario.
El Barkani se ha referido así a la concentración prevista este viernes en la frontera entre Melilla y Marruecos, convocada por la asociación de comerciantes de la frontera Acesemel, que reivindica un tránsito más rápido de personas y mercancías por la aduana de Beni-Enzar.
El representante gubernamental ha indicado que "la frontera debe estar al servicio de los intereses generales y globales de la ciudad y de las buenas relaciones entre Melilla y su entorno marroquí, entre las que priman los muchos lazos que unen a numerosos melillenses a un lado y otro de las lindes fronterizas, sin menospreciar los igualmente importantes en materia de turismo o comercio".
Sin embargo, ha advertido de que "que, en ningún caso, la frontera puede o debe estar exclusivamente al servicio del comercio y del pase de mercancías, como de hecho pretenden algunos sectores muy determinados" en referencia a Acesemel.
El delegado del Gobierno ha deseado una pronta recuperación al policía que ha resultado herido este jueves y hace extensiva su solidaridad al conjunto de miembros de la Jefatura Superior de Policía de Melilla y unidades de la UIP que cumplen servicio en los pasos fronterizos.