Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital de Alicante mide el dolor de sus pacientes a través de un registro informatizado

El registro informatizado de medición del dolor implantado desde el pasado mes de septiembre en la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital de San Vicente, en la provincia de Alicante, muestra que el dolor que presentan sus pacientes está controlado en cerca del 98 por ciento de los casos.
Según ha informado la Generalitat en un comunicado, durante estos primeros tres meses de implantación del registro se ha constatado que el dolor denominado basal, de base o continuo, que presenta el paciente está controlado en el 97,55 por ciento de los pacientes.
Además, para los picos de dolor, o dolor denominado no basal, se ha obtenido un control del 20,44 por ciento. El dolor no basal es el registrado cuando el paciente llama por dolor, así como su valoración posterior o control, tras haber tomado la medida pertinente.
También se ha creado un indicador que mide el grado del control global del dolor (el formado por un dolor basal y el no basal), que sitúa el grado de control de los pacientes hospitalizados en Cuidados Paliativos del hospital en el 82,13 por ciento.
El registro informatizado de la Escala Visual Analógica (EVA) es una herramienta avalada científicamente que permite medir el dolor sentido por los pacientes hospitalizados, con el fin de mejorar notablemente el control sobre ese dolor, así como prever los momentos claves en los que intensificar el tratamiento.
En la presentación de estos resultados, el doctor Vladimir Herrero, director del Hospital de San Vicente, ha destacado "la importancia de los valores obtenidos en el grado del control del dolor, uno de los síntomas primordiales para el confort y el cuidado de los pacientes paliativos". Además, ha añadido que este registro informatizado de medición del dolor "va a permitir que las situaciones de picos de dolor no controlados sean los menores".
El doctor Herrero explica que está prevista, en breve, "la fase de implantación en el resto del hospital del registro informatizado del dolor, aspecto que forma parte de un ambicioso proyecto de investigación sobre el control de los síntomas en los hospitales". Se prevé que todo el personal sanitario del hospital conozca el manejo de la Escala Visual Analógica y su registro correcto en la aplicación.
REGISTRO DE DATOS Y GRÁFICA
En el registro de datos es el propio paciente quien define la cantidad de dolor que ha sufrido, pues se le pregunta cuánto dolor ha tenido y sobre una línea marcada entre 0 (sin dolor) y 10 (dolor severísimo), el paciente anota o refiere su nivel de dolor.
La informatización de estos datos permite al facultativo valorar el grado de control sobre el dolor. Así, en la tabla de datos el facultativo visualiza el estado de sus pacientes, haciendo referencia tanto al valor de base como al momento puntual de mayor intensidad del dolor en un periodo analizado.
Este modo de visualización permite ser configurado para analizar toda una unidad de hospitalización, un día concreto o la media global del periodo, así como ordenar a los pacientes por el nivel de dolor referido o por el orden de las habitaciones.
Cuando se selecciona un paciente concreto, se accede a los datos registrados de ese paciente y a su representación gráfica. En la parte superior tiene los datos del paciente, en la parte central de la pantalla los datos registrados en forma de tabla editable y en la parte inferior de la misma la representación gráfica. Esta representación muestra en dos colores los valores del dolor basales y no basales.