Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Hospital de Bellvitge interviene sin cirugía al 90% de los pacientes con enfermedad coronaria

Nueve de cada diez pacientes con enfermedad coronaria son intervenidos sin necesidad de recurrir a la cirugía en el Hospital de Bellvitge de L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona, gracias a la utilización de procedimientos por vía percutánea que sustituyen al acceso quirúrgico a corazón abierto.
Según informa el hospital en un comunicado, en la última década ha habido una gran evolución en el campo del intervencionismo sin necesidad de practicar cirugía, de forma que cada vez se hacen más operaciones cardiológicas por vía percutánea y con mínima invasión.
El intervencionismo coronario percutáneo es el tipo de procedimiento terapéutico más frecuente en cardiología y permite tratar la angina de pecho y el infarto agudo de miocardio sin necesidad de cirugía.
Entre las últimas innovaciones aplicadas en este campo, destaca el uso de los nuevos 'stents' bioabsorbibles, que desaparecen del cuerpo cuando la arteria afectada por estenosis se ha curado y que ya se utiliza con el 10% de los enfermos.
"Así, conseguimos que el paciente no tenga que llevar durante toda la vida una estructura externa al cuerpo, que es metálica y puede comportar un pequeño riesgo de coagulación porque está en continuo contacto con la sangre, lo cual tiene especial importancia en aquellos pacientes más jóvenes", afirma el doctor Ángel Cequier, director clínico de Enfermedades del Corazón del Hospital de Bellvitge.
Este tratamiento consiste en introducir un catéter hasta la zona obstruida del vaso sanguíneo, dilatarla con un globo muy fino e implantar un tubo de malla metálica denominado 'stent' para curar la obstrucción e impedir que vuelva a aparecer.
El Hospital de Bellvitge está empezando a utilizar esta misma técnica en enfermos que padecen estenosis aórtica, a los que hay que sustituir la válvula aórtica pero que tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones con la cirugía a corazón abierto.
El estrechamiento de la válvula se resuelve con la implantación de una nueva válvula biológica por medio de un catéter, sin tener que utilizar la cirugía abierta, lo que hasta ahora sólo se hacía en aquel grupo de pacientes con contraindicaciones severas.
La sustitución valvular aórtica por vía percutánea se utiliza en aproximadamente el 10% de pacientes con estenosis aórtica grave y estudios recientes muestran que "practicar esta técnica en enfermos con un riesgo más bajo reduce la mortalidad y les permite volver al domicilio pasados pocos días desde la intervención", según el doctor Cequier.